Una película irani sin terrorista

19 de junio del 2012

    Una separación matrimonial es el detonante del film iraní ganador del ultimo premio Oscar a mejor película extranjera.   La historia de una familia contemporánea, lejos de los estereotipos de género y violencia recurrentes en las temáticas de Oriente Medio, enmarca el drama de un hombre a raíz de su divorcio. Atravesada por convenciones […]

Una separación matrimonial es el detonante del film iraní ganador del ultimo premio Oscar a mejor película extranjera.   La historia de una familia contemporánea, lejos de los estereotipos de género y violencia recurrentes en las temáticas de Oriente Medio, enmarca el drama de un hombre a raíz de su divorcio. Atravesada por convenciones religiosas, procesos jurídicos y problemáticas éticas, esta película lleva al espectador a través de un camino de duda que  revela la verdad hasta la penúltima escena.

Las primeras imágenes son las de un escáner que copia los pasaportes de Nader -un empleado de banco-, Simin -una profesora universitaria- y Termeh, su hija de once años. Una familia de clase media que se desintegra cuando el padre se niega a salir de Irán y la madre se obsesiona por darle un futuro mejor a la niña. Simin adelanta los trámites legales pero no cuenta con la decisión de su esposo; Nader no piensa dejar a su padre enfermo, ni tampoco entregar la custodia de su hija. Estos son los  primeros 10 minutos de la película que de entrada materializan su nombre: Una separación.

El conflicto del film empieza con la llegada de la empleada doméstica que cuida al abuelo. Cuando Simin se muda a casa de su madre, Nader se ve obligado a contratar a alguien que acompañe al anciano con Alzheimer mientras él trabaja y Termeh va al colegio. La mujer elegida está embarazada

Una separación es un thriller atravesado por el Corán. Una película con visos documentales que erizan la piel con sus conmovedoras actuaciones . Un guión crudo con puntos de giro contundentes, creadores de una montaña rusa de emociones que la alejan de ser una historia predecible. Una separación es un film que crea expectativa porque no revela más de la cuenta.

Bien merecido tiene el Oscar porque reúne una historia impactante sin clichés, excelentes actores que transmiten y una cinematografía impecable que condensa la fuerza del guión con el trabajo de dirección. Esta película merece un espectador capaz de descubrir el enigma antes de tiempo, no admite distracciones pues el reto está en descubrir el culpable antes de que la película lo revele.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO