Una semana

26 de diciembre del 2011

¿Que pasaría si tuvieras solo una semana de vida?. ¿Qué te gustaría hacer si tuvieras solo poco tiempo de existencia?. ¿Cuál seria tu deseo a cumplir, tu meta a alcanzar, tu sueño a realizar?. Es imposible pensar en el significado de una semana, cuando nos resta tan poco tiempo para acabar este año 2011. Un […]

¿Que pasaría si tuvieras solo una semana de vida?.

¿Qué te gustaría hacer si tuvieras solo poco tiempo de existencia?.

¿Cuál seria tu deseo a cumplir, tu meta a alcanzar, tu sueño a realizar?.

Es imposible pensar en el significado de una semana, cuando nos resta tan poco tiempo para acabar este año 2011. Un año que para nada fue trivial pues en la mía, como en las vidas de millones de personas en el mundo, el año que termina fue un año de retos, alegrías, tristezas, sorpresas, momentos inolvidables y momentos para olvidar.

Hoy en día todos vivimos tan metidos en nuestra realidad del día a día que nos olvidamos de soñar. En el mundo actual, tan lleno de preocupaciones banales y miedos infundados, muchas de las personas viven su vida aplazando sus sueños, postergando sus deseos y dejando para después lo que quieren hacer.

Estas preguntas profundas, y tan aterradoras, son las que se plantea el actor Joshua Jackson en la película titulada UNA SEMANA. En esta película el personaje es diagnosticado con un cáncer muy agresivo, que tiene solo un 10 % de probabilidades de cura, y que le deja frente al desafío de resolver su vida en poco tiempo. Esta es una trama muy bien enfocada pero no en la muerte, sino en las ganas de vivir. El personaje encarna al tipo de gente que se ha conformado en la vida. Se ha conformado con un trabajo decente, no lo que el hubiera querido. Se ha conformado con una novia buena gente, no el amor de su vida, y vive con la angustia permanente de cómo seria su vida si hubiera tomado decisiones mas audaces durante su paso por esta hermosa tierra.

Alguien me dijo alguna vez que le tenia mas miedo a NO vivir la vida, que a la misma muerte, y creo que esta en lo cierto. Los prejuicios nos marcan la vida, y muchas veces lo hacen para mal. Siempre estamos pensando en lo que la gente espera de nosotros, en lo que dijo el papa o la mama que seria el futuro de sus hijos, pero todos somos un mundo distinto, con emociones, sueños, ambiciones, gustos y objetivos distintos, que deberían ser lo que nos marca el camino.

Otra personas me dijo en una conversación social que uno debería hacer lo que uno ama, o en su defecto amar lo que uno hace, pero nunca debería conformarse con menos. La vida es muy corta para desperdiciarla en cosas que no te gustan, o en tratar de cumplirle a los demás solo por darles gusto. Mucho cuidado, el tiempo es implacable y en un abrir y cerrar de ojos, han pasado 30 años y no has cumplido tus metas.

Mi consejo, desde la experiencia y la humildad, es ATRÉVETE. Es mejor hacer que pensar, es mejor tomar decisiones que esperar a que otros las tomen por uno. Hazte la pregunta ¿qué quiero hacer con mi vida? ¿en donde me veo en 30 años? ¿cuáles son los sueños que quiero volver realidad?

Personalmente, y después de una historia laboral exitosa, pero con un vacío en el corazón, me lance a conquistar mis sueños. Mi lista resulto corta; me quería casar con el amor de mi vida, independizarme e iniciar un negocio propio, aprender un nuevo idioma y vivir en otro país del mundo. Yo no les voy a decir que es fácil, de hecho, para mi ha sido muy difícil. Hay momentos en donde he querido claudicar, en donde siento que no voy para ningún lado, y que esto no lo voy a conseguir. Yo si les puedo decir que vale la pena perseguir sus sueños, es una experiencia de crecimiento personal inigualable, y cada vez que se sientan desmayar recuerden que mucha gente se rinde cuando están a punto de conseguir el éxito, se rinden cuando solo faltan algunos pasos para llegar a la cima.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO