Las várices

Foto: Pixabay

Las várices

20 de Abril del 2017

Las venas varicosas (várices) son venas hinchadas, retorcidas y dilatadas que se pueden ver bajo la piel. Con frecuencia son de color rojo o azul. Generalmente aparecen en las piernas, pero pueden presentarse en otras partes del cuerpo.

Las causas nacen cuando las válvulas no funcionan correctamente, la sangre se represa en la vena. La vena se hincha por la sangre que se acumula allí, lo cual acaba provocando las varices. Las venas varicosas tienden a empeorar con el paso del tiempo, pero con los cuidados personales se puede aliviar la molestia y disminuir su progresión. No obstante, en estos casos debe consultar a un médico: Las venas varicosas son dolorosas, empeoran o no mejoran con los cuidados personales, como mantener las piernas elevadas o evitar estar de pie por mucho tiempo, se presenta un aumento súbito del dolor o la hinchazón, fiebre, enrojecimiento de la pierna o aparición de úlceras en las piernas, desarrollar úlceras de la pierna que no sanan.

Las venas varicosas son comunes y afectan más a las mujeres que a los hombres. Generalmente no causan problemas. Sin embargo, si el flujo de sangre a través de las venas empeora, pueden presentarse problemas como hinchazón y dolor en la pierna, coágulos sanguíneos y cambios en el color y aspecto de la piel. Existen al respecto varios factores de riesgo que podríamos desglosar de la siguiente manera:

  • Personas de edad avanzada
  • Sexo femenino, las mujeres por los cambios hormonales que experimentan a lo largo de su vida como en la pubertad, el embarazo y la menopausia pueden favorecer la aparición de las venas varicosas. Tomar píldoras anticonceptivas u hormonoterapia también puede aumentar el riesgo.
  • Personas con obesidad o sobrepeso.
  • El embarazo.
  • Personas con antecedentes de coágulos sanguíneos en las piernas.
  • Personas que suelen estar de pie o sentadas durante largos períodos de tiempo.
  • Personas que ya de por sí tienen antecedentes de familiares con várices.

Las varices presentan síntomas, estos son básicamente algunos de ellos:

  • La persona siente llenura, pesadez, dolencia y, algunas veces, dolor de piernas.
  • Las venas se hacen visibles y se manifiestan hinchadas.
  • Aparecen las venas más pequeñas que se pueden ver en la superficie de la piel, las llamadas venas araña.
  • La persona experimenta calambres en los muslos y las pantorrillas generalmente en la noche.
  • Se presenta una leve hinchazón de la zona de los tobillos.
  • Picazón en la piel.

Si el flujo de sangre a través de las venas empeora, los síntomas pueden extenderse hasta los siguientes:

  • Hinchazón manifiesta de la pierna
  • Se presenta un dolor en la pierna o en la pantorrilla después de sentarse o estar de pie durante largos períodos de tiempo.
  • Vemos cambios de color en la piel de las piernas o en los tobillos.
  • La piel seca, se irrita, se hace escamosa y puede romperse fácilmente.
  • Las llagas o úlceras cutáneas no sanan fácilmente.
  • Observamos un engrosamiento y endurecimiento de la piel en las piernas y los tobillos que puede suceder con el tiempo.

Tratamiento de las várices

Hay muchas cosas que podemos hacer para que las varices no sean un quebradero de cabeza. Como siempre, un estilo de vida saludable nos ayuda con todo, y a eso podemos añadir estos consejos:

  • Utilice las medias de descanso, para disminuir la hinchazón, estas medias suavemente comprimen las piernas para hacer subir la sangre.
  • Evitar estar sentado o de pie por períodos prolongados. Mover ligeramente las piernas ayuda a que la sangre circule.
  • Levante las piernas por encima del nivel del corazón 3 o 4 veces al día durante 15 minutos a la vez.
  • Atienda las heridas si tiene úlceras abiertas o infecciones.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso.
  • Haga más ejercicio. Esto puede ayudarle a mantener a raya su peso y a movilizar la sangre pierna arriba. Caminar o nadar son buenas opciones.
  • Si tiene la piel seca o agrietada en las piernas, el hecho de humectarlas puede ayudar. Sin embargo, algunos tratamientos para el cuidado de la piel pueden empeorar el problema. Si sólo se presentan un pequeño número de venas varicosas, se pueden usar los siguientes procedimientos:
  • Escleroterapia. Se inyecta agua con sal (solución salina) o una solución química en la vena. La vena se endurece y luego desaparece.
  • Flebectomía. Se hacen pequeños cortes quirúrgicos (incisiones) en la pierna cerca de la vena dañada. Se extrae la vena a través de una de las incisiones. Si las venas varicosas son más grandes, extensas y están diseminadas en la pierna, su proveedor puede sugerir algo de lo siguiente:
  • Procedimientos que pueden hacerse en el consultorio o la clínica, como el láser o la radiofrecuencia.
  • Extirpación de la vena varicosa, que se utiliza para remover o atar una gran vena en la pierna llamada vena safena superficial.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.