Venezuela y el 7 de Diciembre: temor y expectativas

30 de noviembre del 2015

A esto es lo que nos ha acostumbrado el socialismo del siglo 21.

Venezuela y el 7 de Diciembre: temor y expectativas

El 7 de diciembre podría resultar una fecha para marcar en la historia moderna de Venezuela. Ese día se sabrá que decisión habrá tomado el gobierno chavista sobre el resultado de las elecciones de la jornada anterior: si acepta la derrota que predicen al unísono todas las encuestas, o simplemente deja de disimular la pretendida democracia bajo la que alega gobernar, y de un zarpazo se  adueña con descaro del poder absoluto, absorbiendo su rama legislativa, desconociendo de paso la voluntad de sus ciudadanos, y  dando un portazo al resto del mundo. En un país sensato, por supuesto, los mismos votos que le dieron el poder a un partido que gobierna, deberían también tener la virtud de quitárselo, pero bien sabemos que la sensatez brilla por su ausencia en tierras bolivarianas, y los más seguro es que la camarilla que  los  gobierna no cederá el poder de manera voluntaria, como con descaro lo ha anunciado el mismísimo presidente de la república. ¿Sorpresa? No, por supuesto que no. A esto es lo que nos ha acostumbrado el socialismo del siglo 21.

Las expectativas se van a centrar en la forma en la que puedan reaccionar los ciudadanos al sentirse esquilmados por un estado incompetente que fracasó en su intento de repartir felicidad por partes iguales en el paraíso socialista que prometió, y que siendo uno de los países más ricos del planeta, los tiene haciendo cola tres horas para comprar dos libras de harina. ¿Se van a resignar a seguir soportando la incompetencia manifiesta de quienes los gobiernan, o van reaccionar saliendo a las calles a exigir que se respete la voluntad de sus votos y haya un cambio que no da más espera? ¿Cómo reaccionaría el gobierno de Maduro a estas demandas?

Creo que la copa se rebozo y el venezolano medio, el de a pie, se dio cuenta que el hambre y ciertas necesidades básicas insatisfechas simplemente no las aguanta ninguna ideología. Y si el poder democrático que le otorgan los votos de premiar o castigar al gobierno de turno se lo cercenan sin justificación alguna ¿qué opción le puede quedar?.

Serán entonces las Fuerzas Armadas Venezolanas las que tendrán la última palabra. Es sabida la inconformidad de parte de la cúpula militar por la situación general del país, y por la injerencia descarada de militares cubanos en ejército bolivariano. ¿Aprovecharan la coyuntura e insatisfacción colectiva que pudieran manifestarse, para hacer sentir su voz al gobierno del dúo Maduro-Cabello?

Resulta inquietante encontrar que no parece haber una solución fácil al resultado de las elecciones del 6 de diciembre en el vecino país. Por donde se mire, la inconformidad con los resultados oficiales pueden desatar un estado de conmoción interior que no va a resultar fácil de controlar. Por el bien de la querida Venezuela, ojalá se imponga el sentido común, y el interés superior de la patria convenza y a los unos y a los otros que en la cuna de Bolívar tienen que caber absolutamente todos los venezolanos.

image

Una cosa más: Me tomo la libertad de anunciar la publicación de mi primera novela titulada ¨Espejos de Noviembre¨, bajo el sello editorial Oveja Negra. Espero que la disfruten.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO