El verso rebelde del Mick Jagger criollo

11 de julio del 2017

El ciclista antioqueño Rigoberto Urán se llevó la etapa número 9 del Tour de Francia con “el cuchillo entre los dientes”. En la vida las cosas no llegan, solo suceden o simplemente hay que esperar el momento clave para aprovecharlo. Son dos caminos que la vida coloca. Y así pareció haberlo entendido Rigo ya que […]

Rigoberto Urán

El ciclista antioqueño Rigoberto Urán se llevó la etapa número 9 del Tour de Francia con “el cuchillo entre los dientes”.

En la vida las cosas no llegan, solo suceden o simplemente hay que esperar el momento clave para aprovecharlo. Son dos caminos que la vida coloca. Y así pareció haberlo entendido Rigo ya que estuvo en una pelea única fente a Warren Barquil, Chris Froome, Fabio Aru.

Fueron 20 kilómetros de infarto, emoción y puro impulso donde Mick Jagger criollo luchó hasta el final, de cabeza a cabeza para llegar al podio. Mientras todos estábamos pendientes de Nairo Quintana y la pesadez que llevaba en las piernas por el giro de Italia (quién ganó Tom Dumoulin en Milán), el antioqueño luchaba contra el viento para hacer historia.

Y así fue como empezaron a sonar las frases de:“Yo que voy a saber guevon o “cuando dicen que gané, que hijuep… alegría” y otras frases que demuestran autenticidad y pura sepa. Así fue como pasaron 612 días para romper la sequía que tenía Urán (su última victoria fue el 9 de noviembre del 2015 en el GP de Québec (Canadá). Y es que con la victoria del 9 de julio del 2017 completó 9 victorias: una etapa en la vuelta a Suiza (2007), una carrera en el Deutschland Tour (2008), el primer lugar en el General del Gran Piemonte, una victoria en la Vuelta a Cataluña, etapa en el Giro de Italia, medalla de oro en la Contrarreloj Nacional de Ruta y un campeonato en el Gran Premio de Quebec.

De esta forma se convirtió en el décimo colombiano en subir al podio del Tour de Francia desde 1984 cuando el jardinero de Fusagasugá Lucho Herrera, se consagró en la 17ª etapa entre Grenoble – Alpe d’Huez. Y es que en la parte técnica, fue un sprinter fundamental y de los que ha podido sacar la casta (así como lo hizo Fernando Gaviria con tres victorias de etapas en el Giro de Italia), caracterizados por su potencia y velocidad para poner presión en los remates finales de las carreras de ciclismo.

Es por ello que fue el verso rebelde: porque demostró una potencia y resistencia (a pesar de que en la caída de Richie Porte que le soltó la cadena), la irreverencia antioqueña llegó y se autonombro como Rigoberto Urán: aquel pelado que en las premiaciones en el podio besaba a las acompañantes y que comía en la vasija plástica.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO