El yoga cambió mi vida

Foto: @Flickr

El yoga cambió mi vida

30 de diciembre del 2017

¿Alguna vez has sentido una tormenta de ideas en tu cabeza? Te sientes lleno de pensamientos, algunos buenos otros no tanto, pero todos están batallando para tener tu atención.

¿Te ha pasado también que te asaltan las dudas? ¿Esto si es lo mío? ¿El o ella sí son el correcto? ¿Estoy haciendo las cosas bien? Cuestionas todo y a todos al punto que terminas cuestionándote a ti mismo. Entonces tienes un momento, “Comer, Rezar, Amar” y no me refiero a mandar todo al caño e irte al otro lado del mundo para encontrar ese –no se que carajos falta-. Te das cuenta que SALIR de ahí no es tan literal.

Un cambio de estilo

Un simple cambio en tu rutina, tus hábitos o mejor remplazarlos por unos nuevos estés donde estés, tal vez hagan la diferencia. Mi momento de revelación llegó por casualidad o por destino si queremos ser más metafóricos.

Yo lo llamo casualidad pero si soy completamente sincera llegó de manera insistente. Siempre fui muy perezosa para los deportes, bueno mi papá diría que siempre fui muy perezosa y punto, él me llamaba una morsa (morsita, cariñosamente).

Cuando me diagnosticaron, todos mis médicos (6 para ser exactos) llegaron a la misma conclusión, debía hacer ejercicio si no quería terminar postrada en una cama dentro de 5 años. No sé si ya lo he dicho antes pero se los volveré a decir, me encontraron una enfermedad degenerativa que según los médicos en ese momento me iba a dejar discapacitada en menos de lo que canta un gallo.

Pague gimnasio… perdí la plata

Resulta que debía sacar masa muscular para proteger mis articulaciones, pero no podía hacer pesas porque no tenía cómo proteger mis articulaciones. Decidí empezar una rutina en casa, al principio caminaba como un pingüino zombie  por 10 minutos (no es fácil volver a empezar) y poco a poco fui aumentando. Cuando sentí que era hora, empecé a probar de todo y fue así como llegue a un video en Youtube de yoga.

Si piensan que yoga es solo meditar y retorcer las piernas detrás de la cabeza, déjenme decirles que estábamos muy equivocados. YOGA significa unión en sanscrito. Sin volver la cosa metafísica, lo que quiere decir es que unifica la mente y el cuerpo en una sola experiencia. Sincronizar la respiración al movimiento, he ahí la clave del yoga.

¿Cómo funciona entonces?

Cuando pisas por primera vez la colchoneta, puedes sentir toda esa maraña de pensamientos que te acosan. Y no sé, tal vez sea en el segundo “Adho mukha śvānāsana” (perro boca abajo) que te das cuenta sin querer, como tus pensamientos han desaparecido y lo único en que puedes pensar es: por favor no te caigas, pase lo que pase no te caigas… vamos una respiración mas, inhala, exhala, déjalo ir.

Va a ser un año que empecé juiciosa uno de esos propósitos navideños que todos hacemos, “lo prometo en enero empiezo a hacer ejercicio”. Bueno, de todos los propósitos y las 12 uvas que me comí, puedo decir que al menos este lo he cumplido y mejor aún, lo he notado.

No es solo que en verdad esa promesa de calmar la mente se cumple. Por algo tan simple como que cuando estás en esa colchoneta haciendo tu rutina, solo te concentras en respirar, en tener el cuerpo en la posición correcta, te encuentras de lleno en ese momento. Sin pensarlo estas cumpliendo su objetivo, vivir y disfrutar el aquí y ahora, el presente en el que vives.

Hace 6 años me echaron la sal, y me alegra reportar que 6 años después ya no camino como pato, no necesito bastón, ni muletas y mucho menos la condenada silla de ruedas en que me diagnosticaron aquella noche. No les puedo asegurar qué pase en 6 años más, pero a quién le importa, voy a seguir los consejos de yoga y compartirles solo mi ahora.

Si calmar la mente, encontrarte a ti mismo, aprender a disfrutar del momento, caminar normal o mejorar la postura no es lo suyo, aquí les dejo algunos beneficios más ortodoxos.

Beneficios de hacer yoga

Mejora problemas asociados a:

  • La presión sanguínea elevada y el colesterol elevado.
  • Los dolores de cabeza tipo migraña.
  • El asma y la respiración superficial.
  • Dolor de espalda.
  • Estreñimiento.
  • Diabetes.
  • Menopausia.
  • Esclerosis múltiple.
  • Venas varicosas.
  • Síndrome del túnel carpiano.

Y un sinfín de enfermedades crónicas, además de brindar relajación y estabilidad, aumentando así la salud en general.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.