Yogures en promoción

14 de octubre del 2019

Por: Camilo Villegas.

Llamó al supermercado de la esquina para hacer un pedido, pero una mujer respondió, señor, esto no es un supermercado, es una casa particular. El hombre colgó lleno de fuertes latidos: la voz había abierto en su memoria sentimental una grieta por la que empezó a salir un fuerte vapor químico. Volvió a marcar y respondió de nuevo la mujer. Él permaneció en silencio, absorbiendo con los sentidos la atmósfera del espacio lejano. No se oía la televisión; tampoco ruido de niños. Imaginó que vivía sola en un apartamento igual que el suyo y lo imaginó sin dificultades.

Ella, a su vez, callaba. Quizá su voz había levantado también un registro mal cerrado en las sentinas de su memoria. La imaginó con un libro en el sofá. Durante años había soñado que se encontraban en la calle, y ahora, en lugar de sus cuerpos, se cruzaban sus voces, pero la de ella tenía la densidad de un cuerpo. “Diga”, repitió al fin, y él paladeó ese diga con las membranas del oído, igual que en otro tiempo había saboreado sus muslos con los dedos. Era un diga mojado por la excitación.

De manera que también ella vivía sola y los sábados por la tarde leía: tenía la voz de los que se refugian de las horas dentro de una novela. “¿Es el supermercado?”, preguntó. “Sí”, escuchó al otro lado, tras un titubeo; “¿qué desea?”. Recitó el pedido y al final la mujer añadió que había yogures en promoción. Después de los yogures, no supo continuar. Ella, tampoco, así que dijo que se lo enviarían y colgó sin solicitar la dirección, lo que acabó de delatarla. Llamó de nuevo, lleno de remordimientos, pero sus dedos no se atrevieron a equivocarse una vez más. Se habían cruzado, pero después de unos instantes prefirieron simular que no se conocían. Él reprimió un sollozo y, ahora sí, llamó al supermercado.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO