¡Lo que quieren es quitarse el cerco!

17 de agosto del 2011

El domingo pasado el máximo jefe de las Farc, Alfonso Cano, sorprendió con una nueva propuesta de paz. El mensaje resultó como siempre, desconcertante e incoherente, pues sale con expresiones públicas de sus intenciones de paz, de diálogo, mientras sigue con actividades que muestran todo lo contrario, enfatizando sobre la reingeniería militar y satanizándola como […]

El domingo pasado el máximo jefe de las Farc, Alfonso Cano, sorprendió con una nueva propuesta de paz. El mensaje resultó como siempre, desconcertante e incoherente, pues sale con expresiones públicas de sus intenciones de paz, de diálogo, mientras sigue con actividades que muestran todo lo contrario, enfatizando sobre la reingeniería militar y satanizándola como si defender al ciudadano como obligación del Estado fuera malo, y por otro lado los constantes hostigamientos y actos de terror. Atrás no se quedó el ELN, que también, casualmente, en el mismo foro de organizaciones campesinas celebrado en  Norte de Santander hizo públicas sus intenciones de acuerdos de paz, como ya lo ha hecho en diferentes escenarios expresando que quiere hacerla e iniciar diálogos, pero sin dejar atrás sus ataques, actos de terror y secuestros. Sí por sus “hechos los conoceréis”, resulta imposible creerles.

Los colombianos, más allá de volver a creer en un proceso de paz luego del fallido en la llamada zona de distensión en San Vicente del Caguán, lo que queremos son hechos concretos. Como la liberación de los 21 militares y policías que siguen en poder de esa organización criminal, muchos de ellos más de 13 años en las selvas, sin derecho a enviar o recibir si quiera una llamada, una carta y mucho menos a ver a sus seres queridos.

¿Los Colombianos debemos creerles a estos señores?, ¿Cuál es la diferencia hoy?

A finales de los noventas y comienzos del 2000, quizás las Fuerzas Armadas Colombianas no estaban tan bien dotadas como ahora, no había como movilizar tropas a zonas de alto impacto por presencia de la subversión, difícil acceso, por situaciones climáticas y propias de la topografía colombiana; consideramos muchos que hoy día la situación es otra, pese a que en muchas regiones se siente que el cambio de gobierno ha hecho disminuir presión y mayores resultados en la seguridad rural y urbana, no es un tema de simple percepción, el Cauca, Vaupés, Putumayo, Arauca y Meta, son solo un leve ejemplo de que las Farc quieren recomponer su actuar delictivo, y a juzgar por sus actos, esa baja en la presión militar actual ha hecho que cambien de estrategia; consideraríamos muchos que  en el presente quieren quitarse la presión militar que desde el gobierno Uribe tienen encima.

No era para menos, semanas atrás escuchamos la voz insistente del presidente Juan Manuel Santos, de su ministro de Defensa, Rodrigo Rivera y los altos mandos anunciando que en cualquier momento, Cano caerá. Si ese es el paradigma del actual gobierno no queda otra salida que creerle, y muy seguramente pronto nos sorprendan con el abatimiento de Cano y más hombres de su cúpula. Las Farc están debilitadas y hoy más que nunca es cuando todos los colombianos tendremos que ser reflexivos sobre una solución a la violencia en nuestra patria; si queremos para nosotros y nuestras generaciones venideras más de lo mismo, o sí tendremos la posibilidad de tener un país libre de organizaciones armadas desatando terror y miedo a las anchas de nuestro territorio. Considerar que el gobierno vaya a conceder otra zona para que se rearmen y se reorganicen con el ya trillado cuento de la paz sería más que un absurdo, un cuento del mundo del nunca jamás, y no creemos que eso vaya a suceder, pues la popularidad de Santos se iría al traste por cuenta de tan mala decisión.

Pero algo que si retumba mucho es que se pueda crear una zona de concentración y diálogos con los violentos. Según algunas fuentes esta situación sí es muy probable que suceda y que sea desarrollada en el Catatumbo en los límites de Venezuela. Concatenando esto con las declaraciones de la canciller Holguín en el sentido que a “Colombia le interesa más los temas de seguridad que de comercio con Venezuela”, denotan sentido que estamos muy, pero muy cerca, de una noticia por parte del Ejecutivo, en el sentido que viene un tiempo para la paz; ojala llegue!…. pero lo único que queremos todos los Colombianos es que no se vayan a burlar más del Estado y de los ciudadanos por cuenta de una necesidad de un Estado pacífico, democrático y libre.

Nota: Concatenando más mensajes en pro de paz y guerra, tomo la declaración del presidente Santos en entrevista con la directora de Noticias RCN, Clara Elvira Ospina, cuando le preguntó si el gobierno estaba en un proceso de conversaciones para buscar la paz, Santos le respondió muy hábilmente, que no iba a responder tal pregunta, pero que de ser cierto tampoco lo contaría. Por mi parte intuyo que sí es cierto y que pronto habrá noticias de ello… ¿Qué opina usted?

Twitter:@g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO