¿Bajó la pobreza en Colombia?

29 de agosto del 2011

El anuncio del gobierno Santos sobre una reducción significativa en los niveles de pobreza en Colombia, como resultado de la aplicación de una nueva metodología, genera confusión. De nuevo se pierde la posibilidad de mirar la tendencia histórica que es lo que realmente importa. No es la primera vez que esto se hace y por […]

El anuncio del gobierno Santos sobre una reducción significativa en los niveles de pobreza en Colombia, como resultado de la aplicación de una nueva metodología, genera confusión. De nuevo se pierde la posibilidad de mirar la tendencia histórica que es lo que realmente importa. No es la primera vez que esto se hace y por ello estudiar la pobreza en Colombia, vergonzosamente alta, es una verdadera proeza. Por esas interrupciones periódicas o cambios de método para medirla, se llega a la imposible tarea de comparar peras con manzanas.

En este nuevo cambio hay cosas interesantes y otras muy preocupantes. Lo interesante es que según afirmó el Director de Planeación, esa nueva metodología permite comparaciones más acertadas con otros países donde aparentemente, Colombia quedaría menos mal que ahora, cuando solo Bolivia y Paraguay lo superan en pobreza. Lo preocupante es que según afirma el Director del DNP, la nueva metodología incluye las transferencias condicionadas que otorga el gobierno a los pobres. Actualmente solo Familias en Acción cubre cerca de 3 millones de familias pobres, y falta incluir otros programas como el programa de Viejitos en Acción. Es decir, 12 millones de colombianos, aproximadamente, tienen como profesión ser pobres y se pasan la vida haciendo colas ante la imposibilidad o el poco interés de buscar empleo. Mal empleo, porque la verdad es que el mercado laboral en Colombia no logra mejorar realmente.

Pero bajar pobreza a punta de subsidios del gobierno no parece la mejor política, sobre todo cuando la educación es mala y el acceso a la salud, cuando realmente se tiene, es también pobre. El hecho de que otros países lo hagan no justifica que nosotros también lo hagamos y nos quedemos solo con esa medida de pobreza. Lo realmente importante es que los pobres dejen de serlo porque tienen la oportunidad de trabajo digno y tienen acceso al “goce efectivo de sus derechos”. Eso sí los saca de pobres. Basta con hablar con los mexicanos, quienes se inventaron estas famosas transferencias, para entender que siempre vieron este programa como transitorio para ayudar a los más débiles en épocas de crisis económica. “Se le están pidiendo a las simples transferencias más de lo que pueden dar.” Pero además ¿tiene el Estado colombiano plata suficiente para hacer crecer indefinidamente estos subsidios cuando no le quiere cobrar impuestos a los individuos ricos?

Por fortuna el Consejero Presidencial Samuel Azout tiene como objetivo graduar pobres. Es decir, que un grupo importante de familias salga de esa condición una vez se cumplan ciertas condiciones. Pero los que hemos tenido 20 años en el servicio público sabemos lo difícil que es lograrlo cuando se dan las dos situaciones que aquí se presentan. Primero, cuando las verdaderas opciones, trabajo, con buenos ingresos, permanentes y acceso a los derechos sociales no se garantizan. Segundo, cuando estos programas son la delicia de los políticos clientelistas que los usan para obtener votos. Ya lo vivimos con los beneficiarios del Incora.

Con casi 4 millones de desplazados cuya inserción en la vida económica del país ha sido un verdadero fracaso como lo demuestra la reciente investigación del CISOE, y con 2,3 millones damnificados por la ola invernal que en tan poco tiempo, la pobreza se haya reducido en más de 8 puntos porcentuales requiere análisis y explicaciones que van más allá de un anuncio. Ojalá sea verdad, pero si es a punta de limosnas eso no es sostenible ni conveniente.

E-mail cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO