¿Defensores de qué?

11 de enero del 2011

El 8 de agosto de 2008 fue detenida Liliana Patricia Obando (o Liliani como le gusta que la llamen sus camaradas), vicepresidente de Fensuagro, un grupo que reúne sindicatos y otros movimientos “sociales” en todo el país.  Liliani está acusada de pertenecer a las Farc. Su nombre aparece repetidamente como   miembro de las embajadas ambulantes del movimiento terrorista, en los correos de Raul Reyes.

El pasado 3 de enero comenzó el juicio, que puede durar varios meses. Los consabidos mamertos canadienses y americanos se han puesto a la tarea de defenderla, especialmente un grupo llamado Colombia Action  Network, que casualmente lleva la bandera de las acusaciones contra Coca Cola y Drummond por supuesto asesinato de líderes sindicales.

El 9 de marzo de 2009 fueron detenidos los compañeros Alirio García y su esposa Rosalba Gaviria en Armenia, acusados de pertenecer ellos también a las Farc. Casualmente ambos son líderes de Fensuagro, igual que la compañera Liliani. Nuevamente las consabidas ONG consiguieron otro caballito de batalla, inundando de correos las embajadas y al gobierno colombiano. Estos dos personajes han sido mencionados frecuentemente en las confesiones de guerrilleros reinsertados como miembros de la organización terrorista.

Regresemos la película. 29 de agosto de 2008, Chigorodó, Urabá antioqueño.  La Policía capturó a Jorge Eliécer Ocampo alias “El Bogotano”, lugarteniente de “Don Mario”, uno de los narcotraficantes más buscados en ese momento. Pero qué casualidad, Ocampo era uno de los escoltas escogido por el Presidente de Sintrainagro, Esteban Gulfo Romero y conducía el vehículo  asignado por el DAS para la protección del líder sindical. Gulfo Romero, al igual que otros líderes “sindicales” escogen sus propios escoltas pues no confían en los asignados por el DAS. Bueno, aquí hay que reconocer que tienen algo de  razón.

Sintrainagro, sindicato supuestamente de los trabajadores bananeros de Urabá, hace parte de Fensuagro. Curiosamente este incidente no figura en las páginas web de los mamertos  gringos y canadienses. ¿Por qué el señor Gulfo -sindicalista- andaba con El Bogotano, supuesto narcotraficante? Esto no es más que un síntoma de la alianza narco guerrillera. Y en ningún mensaje de las ONG´s se menciona al señor Gulfo, aún dado su elevado rango dentro  del movimiento sindical.

Las ONG´s internacionales no se rasgan las vestiduras ante los vínculos clarísimos entre el narcotráfico, disimulado como paramilitarismo, y el terrorismo narco guerrillero. Esas ONG´s no están interesadas en que se resuelvan los problemas de Colombia. Tienen su propia agenda: que el conflicto en Colombia se prolongue. El día que alcancemos la paz, estas organizaciones no van a tener razones para pedirle dinero al millonario-mamerto George Soros -uno de los mayores donantes de Americas Right Watch léase José Miguel Vivanco, eterno Director autonombrado que no rinde cuentas a nadie.

Otras ONG´s de menor calibre se ven más amenazadas aún, puesto que sus fuentes de financiación son confusas. El dinero puede provenir de la  venta de inocentes postales de Navidad o del Ministerio de Relaciones Exteriores de las Farc. Hay unos tontos en esas ONG´s que vienen de paseo a Colombia dizque para acompañar a los “Defensores de Derechos Humanos” tipo “Brigadas de Paz” o “Peace Brigades”.  Dos mitos: “Defensores de Derechos Humanos” ¿Qué eso exactamente? ¿Esa gente cómo se gana la vida? ¿O es qué ser “Defensor” es un trabajo de tiempo completo? Que me cuenten rápido porque ando medio varada y esta puede ser una oportunidad.

Segundo mito: las “Brigadas de Paz” están conformadas por gringuitos jóvenes que pagan por venir a Colombia -sí, los hacen pagarse el paseo- para “rodear” a  los tales Defensores de Derechos Humanos. Creen que los malos (léase presencia del Estado) no van a disparar a los defensores profesionales porque en el tiroteo podría morir uno de estos gringuitos, desatando un escándalo internacional. Un poco al estilo Ingrid que pensó que por ser ella, la guerrilla la iba a respetar y soltar en unos pocos días.

Una última reflexión. En 2009 tuve la ocasión de acompañar a la Policía Antinarcóticos en un control de viajeros en un vuelo de Iberia a Madrid, saliendo de El Dorado. Cayó un holandés, que solo había estado tres días en Colombia y llevaba 15 kilos de cocaína en su equipaje. ¿Cómo consiguió el enlace en tan pocos días para intentar sacar semejante embarque? ¿No será que Tanja la guerrillera está diversificando sus actividades ante la crisis, dedicándose a manejar el tráfico de cocaína hacía su país de origen? Ahora resulta que Tanja no trabaja para el Ministerio de  Relaciones Exteriores Farciano sino para su Ministerio de Comercio Exterior.

Afortunadamente llegó Álvaro Uribe y develó toda esta patraña. Y afortunadamente le sucedió Juan Manuel Santos para acabar con toda esa calaña.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO