¿Es usted Hipster?

3 de junio del 2011

Esta columna va con banda sonora. Un mix tape de veinte canciones que es también una guía de la música que oyen los Hipsters: Dance, Dance, Dance de Lykke Li.

Los Punketos, los Emos, los Hippies, los Yuppies, los Transeros y los Skaters (entre tantos otros) creen que definir a un Hipster es de lo más fácil que hay. Así como es de fácil odiar, así como odio a Ricardo Arjona, a pesar de que en realidad no tengo gran conocimiento sobre su música como para declarar que lo odio. Todo el mundo odia a los Hipsters, y los Hipsters se niegan a aceptar que son Hipsters. Es complicado. Se han hecho muchos intentos, pero nadie logra una definición universal, nadie está de acuerdo con nadie.

White Winter Hymnal, de Fleet Foxes.

It Was a Good Day, de Ice Cube.

Decidí entonces denominarme Hipster, e hice una investigación en el que adjudiqué porcentajes a las cualidades que definen a un Hipster, para poder identificar si soy, o no, Hipster.

Beat the Devil’s Tattoo, de Black Rebel Motorcycle Club.

La primera regla es: si niega que es Hipster, es Hipster. La siguiente regla que descubrí dice que no hay gordos Hipsters, pero eso es mentira -que lo sepa todo el mundo-, la gorda más Hipster de todas las gordas es Beth Ditto, de la banda Gossip. Si-hay-gordos-Hipsters.

Action/Adventure, de Andrew Bird.

Los Hipsters son los que se ponen gafas de montura gruesa Ray Ban (o las imitaciones en colores neón) hasta cuando no necesitan lentes para ver mejor. A veces se las ponen sin vidrio ninguno y se les pueden halar las pestañas a través de las gafas. La ropa vintage es el uniforme de los Hipsters. Compran ropa de segunda, o ropa nueva que parece vieja y descosida. Se ponen jeans pegadísimos, camisas leñadoras a cuadros, sombreros fedora, camisetas y tennis de colores (Nike, Converse, Reebok y Vans) que estuvieron de moda en los años 80 y los 90. Botas texanas y zapatos de cuero, acordonados y sin tacón. Medias cortas o falta total de medias. Chaquetas cortas y hasta el culo. Abrigos de piel, leggings, maletas ‘mensajeras’ de cuero viejo, y vinchas en el pelo. Hombres y mujeres usan el mismo modelo de jeans, y los hombres usan camisetas con cuello en ‘V’ con los pelos del pecho descubiertos.

In the Mausoleum, de Beirut.

Zach Condon de la banda Beirut me dijo “Hipster es lo que es joven y está de moda. Se trata de lo estético, solamente lo que es estético. Si se ve Hipster, es Hipster”, cuando le pregunté cómo los define.

Right On, de The Roots.

Los Hipsters casi siempre tienen el pelo sucio y si no está sucio está engrasado para que parezca sucio. Siempre andan despeinados y con cortes asimétricos. Les encantan las marcas caras, pero que parezca que no. Todos los Hipsters han comprado ropa nueva en la tienda American Apparel o en Urban Outfitters. Muchos tienen tatuajes (y si hay tatuajes hay al menos un tatuaje de una estrella), muchos tatuajes y también tienen piercings, pero nada exagerado. La gran mayoría tienen bicicleta y muchos son vegetarianos. Los Hipsters consideran que quienes van mucho al gimnasio y tienen grandes músculos es porque carecen de capacidades intelectuales. Los Hipsters odian a Lady Gaga y Britney Spears, los Hipsters odian el Pop.

Bukowski, de Modest Mouse.

What’s He Building in There?, de Tom Waits.

Mi gran amiga Harriet Sohmers Zwerling, de 82 años, dice: “Cuando yo tenía 17 años y estaba en mi primer semestre en NYU, el significado de la palabra “Hip” era muy específico. La gente “Hip” tenía amplios conocimientos sobre jazz, sexo y especialmente sobre drogas. Después, en los años 50, apareció el término “Beat”. Yo era una de los escritores que ofrecían un servicio de lectura de poesía, llamado “Rent-a-Beatnik”, que organizó el periódico The Village Voice. Los “Hippies” fueron los siguientes, una especie de versión más relajada de la mentalidad rebelde que nació de la cultura de las drogas y el sexo. Hoy en día, sencillamente no entiendo la conexión que existe entre “Hip” -como lo definía Norman Mailer- y la nueva aparición en escena (Williamsburg, Greenpoint y Bushwick en Brooklyn y el Lower East Side en Manhattan) de quienes son, así como lo entiendo yo, simples presumidos buscando una identidad más interesante. Como bohemia de la vieja guardia que soy, resiento este término ‘prestado’ que en realidad está escondiendo a la verdadera identidad “Yuppie” (Muere, basura Yuppie).”

A Rush and a Push and the Land Is Ours, de The Smiths.

Los primeros Hipsters fueron los Beatniks: Jack Kerouac, Allen Ginsberg, William S. Burroughs. A los Hipsters contemporáneos les encanta la Generación Beat. Hipster que se respete ha leído Catcher in the Rye, de J.D. Salinger.

Shut Up and Let Me Go, de The Ting Tings.

Los Hipsters aman los años 80 y los 90, e imitan la era con su ropa y la música que adoran. Las fiestas Hipsters son un viaje al pasado, es casi una fiesta de disfraces con temática. Los Hipsters oyen old school Hip-Hop, Trip-Hop, Dance, Slow Rock de los años ochentas (por no decirle Pop), New Wave, Rock n’ Roll clásico, Grunge, Punk, Indie, todo lo que sea considerado Alternativo.

Can I Kick It?, de A Tribe Called Quest.

Breath After Breath, de Duran Duran.

Se toman fotos como las que tomaba Andy Warhol con una cámara Polaroid. Les encanta tomarse fotos y posan como si fueran famosos. Tienen gran interés en todo aquello que se considera contra-cultura, todo lo que el gran público todavía no conoce, especialmente la música alternativa y el cine independiente. Los Hipsters son ‘niños bien’, jóvenes de clase media y alta.

Once Around the Block, de Badly Drawn Boy.

Caring is Creepy, de The Shins.

Hasta el momento mis porcentajes Hispter son los siguientes: Bicicleta, 5%. Lentes Ray Ban, 5%. Más de la mitad de la música en mi i-pod es considerada Hipster, 5%. Cámara Polaroid, 5%. Pasión por la literatura Beatnik, 5%. Vivo en Bushwick, Brooklyn, 5%. No tengo tacones, 5%. Odio el gimnasio con toda mi alma, 5%. Tengo dos tatuajes de estrellas, 5%. Muchos vestidos y camisetas de American Apparel, 5%. Me vomito con Lady Gaga y Britney Spears, 5%. Lo que me hace 55% Hipster, pero como me declaro Hipster entonces no soy tan Hipster, quedando así en un 45% Hipster.

Sandy, de Caribou.

Why Don’t You Find Out for Yourself, de Morrissey.

Los Hipsters odian que los identifiquen como Hipsters, quizá porque hoy en día ser Hipster se volvió mainstream, hoy en día casi todos tenemos algo de Hipsters, entonces, claramente, los Hipsters ya no quieren ser Hipsters porque ha dejado de ser original y underground.

Above the Clouds, de Gang Starr.

Bron-Y-Aur-Stomp, de Led Zeppelin.

En conclusión, los Hipsters son los ‘niños diferentes’. No hay porqué odiarlos, pues son inofensivos, pero si después de leer esta columna usted todavía experimenta sentimientos agresivos aquí hay un video de Charles Bronson matando Hipsters, así usted podrá desahogar esos sentimientos de odio y pasará un mejor día.

¿Todavía siente odio en su corazón hacia los Hipsters? Deje de ser tan Hipster…

La última canción es Be Good Johnny, de Men at Work.

Twitter: @Vagina_Mayer

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO