¿Ollanta Humala, otro nuevo mejor amigo?

7 de abril del 2011

El próximo domingo se llevarán a cabo las elecciones generales de Perú, para elegir Congreso y Presidente de la República. La atención de la región está en la muy disputada presidencia, polarizada a todas luces entre Keiko Fujimori, congresista de 35 años de edad, hija del ex presidente preso Alberto Fujimori, y Ollanta Humala ex militar de 47 años sublevado del régimen de Fujimori y líder del partido nacionalista peruano.

Las propuestas de todos los candidatos son muy pobres, no tienen políticas públicas claras, o al menos así puede apreciarse en sus programas de gobierno, en los contenidos de sus mensajes y en los últimos debates. La profundidad de ideas es mínima, todo está reducido a exponer lo malo de los demás candidatos entre sí, al punto que el nobel de literatura Mario Vargas Llosa ha calificado como un “torneo de payasadas” el debate electoral. En esta nueva carrera a la presidencia, también aspiran el exmandatario Alejandro Toledo, Luis Castañeda exalcalde de Lima y Pedro Pablo Kuczynski un economista apodado PPK, ministro en los gobiernos de Fernando Belaúnde Terry y de Toledo, una versión peruana del colombiano Antanas Mockus, un poco contradictorio en sus explicaciones, recio, tajante y radical.

Las posibilidades de una segunda vuelta son amplias, las encuestas las lideran Humala, Toledo y Fujimori. En el ambiente electoral puede intuirse que Keiko Fujimori tiene gran aceptación y popularidad, no sólo en la periferia de Lima y algunas regiones, sino también en los medios de comunicación, sectores de la producción y el sector real de Perú.

La preocupación en la región se concentra por los altos índices de popularidad de Ollanta Humala, cuando es sabido de sus estrechas relaciones con el dictador Hugo Chávez, nuevo mejor amigo de Colombia según palabras del Presidente Juan Manuel Santos, como quien dice “amigo de nosotros”. Hay quienes aseguran que las grandes y exageradas cantidades de dinero de la campaña de Humala provienen del mandatario venezolano quien recibió a Venezuela con una deuda externa de 30 mil millones de dólares y hoy la tiene en 100 mil millones, con un alto índice de crecimiento de la pobreza e inflación. Pues si al parecer ese es el paradigma del señor Humala, qué mal destino tendrán entonces los peruanos en manos de este señor con ideas socialistas en la sangre.

El discurso que lo llevó a perder las elecciones en el 2006 con Alan García no cambia en nada, excepto el acápite del TLC con los Estados Unidos, pues hoy dice que no lo va a modificar. Sus perspectivas proteccionistas, estatistas y de redistribución están concentradas en la posibilidad de modificar los contratos de concesión de gas y petróleo en el país, redistribuir la riqueza, en la reducción de los precios del combustible. También pretende extender la jornada académica con desayuno y almuerzo a cargo del erario, y las más populistas y contradictorias propuestas, al equiparar el presupuesto regional con el nacional.

La incógnita es si todavía piensa renunciar al sueldo de Presidente. Da miedo leer los postulados del señor Ollanta al centrarse en que todos sus contrincantes ya tuvieron la oportunidad de hacer algo y no hicieron nada. Sumado a ello su reiteración como disco rayado del ejercicio de libertad de prensa en Perú, que él lo garantizará al máximo. A los extranjeros solamente ofrece un paquete de respeto de los derechos humanos en todo el territorio. En Perú para llegar a la presidencia, según él deben garantizarse alianzas y destaca que las cinco candidaturas que registran en las encuestas son alianzas con no menos de tres fuerzas inmersas en cada una.

Ahora la Alianza Gana Perú, la que lleva de candidato al señor Ollanta es una alianza de él con él, su único miembro es el partido que el fundó y que dirige el Partido Nacionalista Peruano. Si uno examina las declaraciones del nuevo mejor amigo de Colombia, del 98 encuentra una gran similitud con este personaje oscuro y siniestro, que Dios quiera, no caigan los peruanos en sus manos.

Estoy seguro que Estados Unidos debe estar al tanto de esta contienda electoral, porque la sed expansionista de Hugo Chávez no tiene límites. Ha llamado a Ollanta Humala “un buen soldado” a lo que el candidato no dio mayor trascendencia. Pero, es que el tema de Chávez ha cobrado gran importancia por estos días, máxime cuando el país de Barack Obama entregó claros mensajes en la intervención de Libia. En discusiones del presupuesto de defensa del 2012 en el Senado de EE.UU el jefe del Comando Sur expresó en el Senado la preocupación por el incremento de vuelos de Irán a Venezuela, muchos de los cuales carecen de un número considerable de pasajeros y más cuando el Comando Sur tiene información variada del plan de Chávez de invertir unos 15 mil millones de dólares en la compra de armas, tanques, baterías antiaéreas y submarinos. Llama más la atención que hoy no esté pidiéndose visa a ningún nacional de Irán que quiera ingresar a Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

Las preocupaciones de lo que pueda acontecer en Perú son varias;  a juicio de entendidos el tema está entre Keiko y Humala, sea quien sea que pase a la segunda vuelta, por el bien de la región, por el bien de los peruanos, por el bien de los colombianos que invierten en el Perú, en ningún caso beneficiaría a nadie los desparpajos de un hombre como Ollanta Humala en el poder.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO