“Historia de un matrimonio”. Andrew Sean Greer

11 de diciembre del 2010

Un libro mas, fue el primer pensamiento cuando me lo recomendaron; pero estaba equivocada, se trataba del  descubrimiento de este maravilloso escritor norteamericano nacido en 1970 en Washington. Narrada en primera persona por la sumisa esposa  Pearlie enamorada de su hermoso esposo Holland, recreada en los años cincuenta, en los años de la guerra de Corea, de la segregación racial, del juicio de los Rosenberg, de una época en las que ya se intuían los grandes cambios que se avecinaban, sobre todos los cambios sociales.

Las guerras más duras no se libran en los campos de batalla, se guerrean en nuestras batallas privadas, en las decisiones que debemos tomar, especialmente cuando la vida no nos ofrece sino esa opción, “o es eso o es nada”. Es la historia de un matrimonio como cualquiera que nos enfrenta al dilema de si verdaderamente conocemos a las personas que amamos, cuando creemos que la vida que hemos arreglado para nuestra pareja está cubierta y lejos de todo peligro, cuando creemos que esa felicidad es la felicidad y que nada ni nadie puede alterarla.

Ella, pendiente de mantener un hogar fuera de peligro, recorta  de los periódicos las noticias que pueden agredir a Holland, consigue un perro que no ladra y el volumen de su casa está convenientemente adaptado. Hasta que aparece Buzz, un amigo que su esposo conoció en la guerra, y quien luego de integrarse  cotidianamente a la vida familiar de los Cook, le ofrece a cambio de dejar libre a su marido para él, mil hectáreas de tierra y el futuro asegurado de su hijo Sonny. Qué decisiones se pueden tomar cuando no existen más opciones? Que alternativa puede tomar una mujer de color frente a una propuesta de un hombre enamorado de su esposo, rico y blanco?

Tal y como lo describe  Pearlie al ver  el sufrimiento de su marido,  “Tenemos que sostener el mundo sin aparentar esfuerzo. Simular a cada momento: fingir que eres fuerte, sabio, bueno y fiel. Pero en realidad nadie es fuerte, ni sabio,  ni bueno, ni fiel”, para concluir de manera devastadora “Resulta que todo el mundo disimula lo mejor que puede”. La  propuesta de Greer con su exquisita novela nos deja el sinsabor que todos los seres humanos tememos: “conocemos a las personas por lo que hacen, no por lo que dicen”



* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO