“Mis dos bloques mataron a unas tres mil personas o más”

14 de marzo del 2011

Hace ocho días escribí sobre Luis Carlos Restrepo. Hoy lo voy a hacer sobre un tema parecido porque en estos días, por esas cosas de mi profesión de abogado, estuve en el Tribunal Superior de Bogotá y me llamó la atención que había varias cámaras de televisión. De inmediato le pregunté a un agente de la policía qué noticia importante había en el lugar.

“En el bloque B hay una audiencia pública con un tal HH”, me respondió.

La verdad no me aguanté y me fui a la audiencia de formulación de cargos contra Hebert Veloza, el famoso “HH”, uno de los genocidas más grandes que ha dado Colombia en toda su historia. En agosto de 2008, a la pregunta “de su mano, ¿cuántas personas mató?”, “HH” dijo en El Espectador: “Fueron muchas. En general calculo que mis dos bloques asesinaron a tres mil personas o más. Muchos se tiraron al (río) Cauca. Cantidades”. Y luego, con el mayor cinismo del mundo, agregó que por el accionar de los dos bloques paramilitares de los que hizo parte “murieron más inocentes que culpables”.

Traigo a colación esa entrevista para que los lectores consideren la clase de personaje del que vamos a hablar en esta columna. Pues bien, este sujeto se despachó en una teleconferencia desde Nueva York -donde está detenido por crímenes relacionados con narcotráfico- contra todo lo que tenía que ver con el gobierno del ex presidente Alvaro Uribe. Uno se pone en el pellejo de “HH” y de los otros ex cabecillas narcoparamilitares y entiende que su ira tiene que ser mucha con el ex mandatario que los extraditó a Estados Unidos porque seguían delinquiendo desde las cárceles colombianas.

Lo primero que manifestó el verdugo de más tres mil personas fue que, en cierta oportunidad, el entonces ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega, les dijo a los ex jefes paramilitares , palabra más palabra menos, que si se manejaban bien sólo era necesario modificar “un articulito” de la Ley de Justicia y Paz y así evitar su extradición. Nótese el primer veneno de “HH” en este comentario: utiliza el término “articulito” para recordar cuando el ex asesor presidencial Fabio Echeverri aseguró que para hacer posible la reelección presidencial en Colombia sólo era necesario modificar un “articulito” de la Constitución.

A primera vista la declaración de “HH” es escandalosa: un ministro en ejercicio hablando de modificar una ley para evitar la extradición de los ex jefes paramilitares. La realidad, sin embargo, es que a este personaje se le pasó por alto la reforma constitucional de 1997, que le dio potestad al Presidente de la República para avalar o negar la extradición de cualquier ciudadano colombiano. Entonces no había necesidad de modificar ningún articulito de la Carta porque ese articulito existe desde hace 14 años. La mejor prueba de ello es que hasta mayo de 2008 Uribe mantuvo congeladas las extradiciones de los principales ex jefes paramilitares para que colaboraran con la verdad ante las autoridades colombianas, cosa que como país entero sabe nunca sucedió.

En la misma diligencia, y ante una pregunta de una abogada de las víctimas sobre el tema del supuesto “articulito”, hizo “memoria” y recordó que ese mismo comentario lo escuchó de boca de Luis Carlos Restrepo como Alto Comisionado para la Paz…  Se le estaba olvidando el libreto a HH, casi se le escapa en nombre del ex comisionado…

Y como en los últimos días se volvió deporte nacional poner bajo sospecha todo lo relacionado con el proceso de desmovilización de más de 50 mil paramilitares y guerrilleros, “HH” aseguró que los bloques “Héroes de Granada” y “Héroes de Tolová” no existían. A los pocos segundos, no obstante, y para tratar de hacer un poco más creíble su versión, precisó que sí existían, pero que fueron creados para incluir en ellos a narcotraficantes que nunca habían sido paramilitares.

Sobre el bloque “Cacique Nutibara”, “HH” observó que éste nunca fue una organización paramilitar y que, en realidad, sus integrantes pertenecían a la llamada “Oficina de Envigado”, una temida banda que opera en Medellín y sus alrededores y que se dedica al sicariato y al narcotráfico. Un burro hablando de orejas. Un tipo que reconoce haber matado a tres mil personas hablando mal de los sicarios de la “Oficina de Envigado”. ¡Hágame el favor! Estos son los que los que están escribiendo la historia de Colombia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO