Periodista caldense, nuevo académico de  la lengua

Periodista caldense, nuevo académico de la lengua

11 de Abril del 2016

Los amigos y colegas del escritor y periodista Jorge Emilio Sierra Montoya –uno de los mejores discípulos del maestro Ovidio Rincón Peláez— tenemos los bolsillos llenos de felicidad por su exaltación como Miembro Correspondiente a la benemérita Academia Colombiana de la Lengua, me resume el maestro de maestros Orlando Cadavid Correa.

Nacido en Pereira y formado en sus inicios, en Manizales, en el diario LA PATRIA, “El Mono” Sierra hizo toda la carrera en el periodismo impreso, desde reportero raso de la agencia Colprensa hasta director durante catorce años de La República, el llamado diario de los hombres de trabajo, fundado por el expresidente Mariano Ospina Perez el tres de marzo de 1954. Antes fue jefe de redacción, editor general y subdirector del cotidiano conservador de Bogotá.

Con el ingreso aprobado por unanimidad de este gran todero del “Cuarto Poder” a la Academia, de la mano del notable humanista e historiador  Antonio Cacua Prada, se redondea la tripleta de figuras del periodismo nacional con asiento en la Academia. Los otros dos son Daniel Samper Pizano y Juan Gossaín Abdala.

La posesión será programada en breve, anunció el presidente de la corporación, Jaime Posada, padre del finado columnista Roberto Posada, (D’artagnan).

Poseedor de un largo kilometraje en la prensa y en la academia, es imposible acomodar en el reducido espacio de esta columna el palmarés de Jorge Emilio. Amante de los claustros, estudió filosofía en la Universidad de Caldas; dirigió el suplemento literario del diario caldense e hizo varias maestrías en la Universidad Javeriana. Y dirigió el suplemento literario del diario caldense.

Sierra tiene en su vitrina varios galardones, recuerda Cadavid. Ha publicado 23 libros sobre temas literarios (poesías y relatos); políticos, como “El Pensamiento Político de Gaitán”; económicos -“50 Protagonistas de la Economía Colombiana” y “¿Qué hacemos con Colombia?”, entre otros-; “Líderes

Empresariales” y  sobre Responsabilidad Social Empresarial-; filosóficos -“La metafísica cartesiana” y “Liderazgo con Valores”- , e históricos y biográficos, como su serie de libros en ASCUN sobre personalidades de la cultura nacional (Jaime

Sanín Echeverri, Jaime Posada, José Consuegra Higgins y Omar Rayo).

El periodista Sierra recuerda los tiempos periodísticos con Cadavid: ¡Qué maravillosos fueron aquellos años, cuando Colprensa recién comenzaba! Óscar Domínguez, con sus originales apuntes, verbales y escritos, que inundaban de carcajadas a la pequeña sala de la redacción; Roberto Pombo, a quien nunca imaginamos entonces como futuro director de “El Tiempo”, dedicado a la economía junto a Hernando Salazar, “El Diabético”; Héctor Mario Rodríguez, hijo del inolvidable “Capi” que había salido de

Manizales para “tomarse” la prensa capitalina (y algo más); nuestro querido Director, Jorge Yarce, con sus cordiales sermones mañaneros, y otros tantos colegas que competíamos de igual a igual, tieso y parejo, con “El Tiempo” y “El Espectador”, según lo demostraban a diario nuestras “chivas” que luego resonaban en “Las cien noticias Caracol del día”.

La apostilla: Al advertir que Sierra Montoya ya va por los 23 libros publicados, nos late que en el futuro podría pasarle lo del inolvidable Otto Morales Benítez, quien (según Domínguez)  cada vez que se agachaba, se le caía un libro!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.