A Chávez lo mataron los gringos

14 de marzo del 2013

A Chávez lo mataron los gringos. Columna de Mario Javier Pacheco.

En 1998 llegó a mi oficina de Diario de la Frontera en Cúcuta el ex senador Justo Pastor Castellanos para invitarme a respaldar al Coronel Hugo Chávez en su aspiración presidencial. Chávez y Castellanos eran siameses en su capacidad de hechizar con la palabra, en su anti-imperialismo, en su socialismo y en su inconformidad política.

Del golpista Chávez tenía referencias por un artículo de Semana (24-04-95), cuando recién salido de la cárcel de Yare vino a Colombia, a  raspar pegas de arroz en una inhóspita pensión bogotana y a buscar al ELN para invadir Venezuela desde Ocaña, como lo hiciera en 1813 el Libertador con la Compañía Libres de Ocaña – “los cuatrocientos momposinos a quienes debo mi gloria”-

En aquella ocasión, acompañado de Petro y de ex integrantes del M19 leyó un juramento ante la estatua de Bolívar en el Puente de Boyacá. Cinco años después era el caudillo latinoamericano con mayor influencia continental, intervino en elecciones ajenas y en Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Perú, Brasil, Argentina, Cuba, inclusive en China y en  Irak, cambió petróleo por adeptos.

En 2011 pocos mandatarios del mundo podían jactarse de la salud, fortaleza y energía del presidente Chávez, enfermo solo de poder como su predecesor Juan Vicente Gómez que mantuvo el rejo de la presidencia durante 27 años, enriqueciéndose y haciéndose adorar del pueblo.

Sin embargo murió y la sorpresa de su muerte suscitó cuatro versiones sobre su fallecimiento, la primera dice que fue víctima de “La Maldición de Bolívar”, todos quienes profanaron su tumba murieron poco después por enfermedades inusuales y accidentes. Un santero cubano de incuestionable credibilidad confirmó la versión con los nombres de los profanadores muertos, el diputado Luis Tascón, el general Alberto Muller, el ex gobernador William Lara, el Contralor General Clodosbaldo Russian, la activista Lina Ron y ahora el Presidente Chávez.

La segunda versión es que fue castigado por Dios por su maldición contra Israel como se aprecia en el siguiente enlace: http://goo.gl/WiuGO “maldigo a Israel desde el fondo de mi alma y de mis vísceras, las mismas que se le pudrieron por el cáncer.

La tercera versión dice que a Chávez lo mató la medicina cubana, los médicos que él mismo había promocionado como los mejores del mundo y que en realidad carecen de la ciencia y de la tecnología de países más desarrollados en salud. Mucho médico cubano con salarios de hambre tiene tendencia a mezclar santería, fe y ciencia como el doctor santón Lino Tomasen (puede cliquear el hipervínculo) Parece que Chávez creía en el revoltijo científico-mágico-religioso de estos profesionales de la medicina y esa fue su perdición.

La cuarte versión es la oficial porque tiene como agentes y sustento de credibilidad al mismo Chávez, al presidente Maduro y al Presidente Evo; A Chávez lo mataron los gringos.

A finales de 2010 fue inoculado subrepticiamente en la rodilla con una microscópica sustancia que se convirtió en cáncer, Chávez lo supuso desde el principio y en noviembre de 2011 alertó a la comunidad mundial: “Estados Unidos cuenta con una tecnología para generar cáncer en algunos líderes latinoamericanos, entre ellos Fidel, Lula y Lugo”, víctimas de esta modalidad de atentados silenciosos que no dejan huella.

Nicolás Maduro con el mérito de haber sido chofer de buseta o de metro, antes de ser presidente, aseguró en Gabinete ampliado que lo de Chávez fue “un asesinato imperialista” producto de una conspiración internacional, “por enemigos que buscaron atacarlo”.

Para el gobierno venezolano no existen dudas “A Chávez se le atacó con la enfermedad. El enemigo histórico buscó el punto para dañar la salud de nuestro comandante. Tenemos pistas y llegará el momento de desarrollarlas”

Uno de los mandatarios más cerebrales, Evo Morales, está “casi convencido” que “Chávez fue envenenado por el imperio y eso que el Mandatario venezolano tenía expertos para evitar esta clase de ataques”. Ya el compañero David Choquehuanca, Canciller de Bolivia había dicho públicamente: “El imperio envenena líderes políticos y sindicales, no para matarlos inmediatamente sino a mediano plazo” Evo se reafirma alegando que Chávez no ingería alimento en sus viajes, por temor a un envenenamiento “Sólo a mí me aceptó una taza de café en el aeropuerto de Cochabamba. Su seguridad me cortó y el hermano Chávez dijo: -No, cómo puedo pensar que el Evo me está envenenando; y se hizo pasar el café”.

No es la primera vez que los gringos cometen crímenes y engaños inimaginables, por los cuales nunca han sido juzgados: Por ejemplo, jamás fueron a la luna, el mayor fraude a la humanidad fue milimétricamente ejecutado el 20 de julio de 1969, para convencer al mundo de su potencial científico. Todos fuimos miserablemente timados.

Los gringos ocasionaron el terremoto de Haití y el tsunami que destruyó las costas de Japón mediante un arma de efectos terribles denominada H.A.A.R.P., y denunciada oportunamente por el presidente Chávez. El mundo está expuesto a que Obama, en una rabieta americana lo destruya.

Los gringos derribaron sus propias torres gemelas para justificar la guerra en Afganistán y apoderarse de su petróleo.

Toda la capacidad conspiradora de los gringos flotó a raíz de la muerte del comandante supremo, que a propósito, nos confirmó el médico Álvaro Arévalo Durán, dejó desempleado a su paisano José Gregorio Hernández, porque ahora los venezolanos piden los milagros a San Chávez, cuyo último batazo de home run fue haber logrado desde el cielo un Papa latinoamericano.

@mariojpachecog

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO