ABC del referendo por la salud y la revocatoria del Congreso

20 de julio del 2012

Estamos convocando a un referendo por la derogatoria de la ley 100 de 1993 y la revocatoria del Congreso con supresión de los privilegios parlamentarios, y la eliminación del ordenamiento jurídico del acto legislativo 1 de 2011, por medio del cual el Congreso eliminó el conflicto de intereses y la pérdida de investidura por esa […]

Estamos convocando a un referendo por la derogatoria de la ley 100 de 1993 y la revocatoria del Congreso con supresión de los privilegios parlamentarios, y la eliminación del ordenamiento jurídico del acto legislativo 1 de 2011, por medio del cual el Congreso eliminó el conflicto de intereses y la pérdida de investidura por esa causal cuando se votaran reformas a la Constitución. Por eso lo llamamos dos en uno: Congreso y Salud.

Ayer participamos en las marchas como parte de ese segundo grito de independencia para liberarnos de dos lastres superiores: el Congreso y la ley 100/93. Lo del Cauca es grave, pero esta tragedia es aún más grave. Esta toca a la totalidad de la población del país, aquí no solo nos jugamos el futuro sino que están en juego el presente y el pasado de la nación, e incluso la noción de soberanía popular, Estado Social de Derecho, y democracia participativa.

Referendo dos en uno

La hecatombe general del genocida sistema de salud, que se expresa de diversas maneras, no es sino la otra cara de una moneda del desplome de la legitimidad de actual parlamento, que obliga a la convocatoria inaplazable a nuevas elecciones inmediatas, mediante la convocatoria de un referendo de talante ciudadano, junto con el desmonte del sistema de privilegios y del acto legislativo 1 de 2011, u orangután mayor que aún está vigente.

Revocatoria del mandato, un derecho ciudadano inalienable

La Constitución colombiana consagra la revocatoria del mandato como un mecanismo de participación ciudadana, propio de una democracia participativa, que se distingue de una democracia representativa donde el control solo se ejerce a través del voto.

De otra parte, fue el Congreso el que al reglamentar los mecanismos de participación ciudadana, en el año 1994, mediante la ley 134, solo reguló la revocatoria del mandato para gobernadores y alcaldes. Sin embargo, muchos de quienes niegan la viabilidad de la revocatoria para el Congreso, parecen no haber leído el artículo primero de dicho estatuto que indica que tal regulación sin perjuicio de otros mecanismos allí no regulados, es decir no impide, ni podría impedirle o prohibirle al constituyente primario.

Antecedentes: voto femenino y la Constitución del 91

El voto femenino fue introducido mediante el mal denominado plebiscito de 1957 —que en realidad fue un referendo—, realizado cuando ni siquiera la Constitución de entonces, expedida en 1886 por Rafael Núñez, consagraba tal mecanismo de participación.

La Constitución del 91, fue expedida gracias a una papeleta que carecía de norma jurídica que autorizara su depósito y conteo, tampoco había norma que consagrara la conformación de una asamblea nacional constituyente como mecanismo para reformar la Constitución, mucho menos para sustituirla. Más aún, la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, que no era el pueblo directo sino mandatarios de este último, dispusieron revocarle el mandato a los congresistas de entonces, y convocaron a nuevas elecciones, sin cuestionarse la validez de tal acto. Y sin embargo, en abierta contradicción filosófica que algunos cuestionan, hoy bajo una nueva Carta Política, la revocatoria del mandato de los congresistas actuales hecha por el propio constituyente primario de manera soberana y directa. Si lo hizo la Constituyente lo puede el pueblo con mayor razón. Nada nos lo prohíbe.

Lo anterior sin entrar a considerar la reciente presentación de objeciones presidenciales, y convocatoria a sesiones extraordinarias de la reciente reforma a la Constitución realizada por el Gobierno para contener la vigencia y/o existencia de la denominada reforma a la justicia, ninguna de las cuales estaba expresamente consagrada en nuestro ordenamiento jurídico.

En ese contexto el pronunciamiento de la ciudadanía frente a la permanencia de un Congreso indigno es perfectamente digna, jurídica, y no solo necesaria sino obligatoria, frente a la amenaza gravísima a la democracia realizada por los mandatarios. ¿Acaso cuando a una persona se le entra un asaltante en su casa tiene la víctima que esperar a que llegue la policía para repelerlo?

Revocatoria del Mandato es un deber por urgencia nacional de defensa del Estado Social de Derecho: legítima defensa pública

Para responder a una afrenta a las instituciones propiciada por el conciliábulo de poderes públicos, y expedida directamente por el Congreso, donde no solo se modificaron groseramente normas constitucionales, sino que se transgredieron principios y valores centrales del Estado Social de Derecho, se sustituyó la Carta y amenazó con sustituir la Constitución, rompiendo el pacto social del Estado colombiano en términos de principio y valores fundantes. Frente a tal amenaza, dado lo grave y extraordinaria de la afrenta, el poder ciudadano no solo puede sino que debe expresarse democráticamente.

 Cuando el Congreso traiciona gravemente la confianza depositada por sus electores, y más aún el principio de prevalencia del interés general especialmente en tratándose de reformas constitucionales, no es solo un derecho sino una obligación el pronunciamiento ciudadano para el desmonte o revocatoria de tal mandato y evitarse potenciales daños superiores.

Registrador no tiene voz ni voto

El Registrador Nacional, para efectos de referendos solo tiene competencia para contabilizar las firmas, es decir no puede entrar a realizar ninguna consideración sobre su contenido o alcances. Por esta razón al opinar o conceptuar sobre la viabilidad de una u otra figura extralimita sus funciones y lo que es más, carece por completo de competencia para tal efecto.

Corte conoce solo sobre la forma

La Corte Constitucional solo puede efectuar un control por vicios de forma, y no de fondo sobre el contenido de los referendos reformatorios de la Carta, es decir, no puede restringirle a la ciudadanía sobre cuáles aspectos desea preguntarse la ciudadanía, o cuáles desea derogar. Esto hace parte del poder soberano del constituyente primario.

Referendo derogatorio no pasa por el Congreso

Un referendo derogatorio de orden constitucional no pasa por el Congreso de la República, es decir no puede ser tocado ni siquiera analizado por esta corporación legislativa, pues se trata precisamente de quitarle vigencia a una norma jurídica que previamente ha sido expedida por esa institución, es decir lo único que podría hacer el Congreso sería derogarla, mediante la expedición de un acto legislativo.

Inconsistencia

Pese a la gravedad de la crisis de legitimidad del Congreso no falta quien ingenuamente piense en presentar un proyecto de ley para la reforma a la Justicia —que ni siquiera el Gobierno parece interesado en hacerlo— o del sistema de salud al actual Congreso de la República. Precisamente, nos hallamos frente a uno de los congresos que han demostrado su gran capacidad de traición a los intereses mayoritarios, y esa fragilidad los coloca ad portas de un nuevo proceso electoral a merced de las EPS, de los Palacinos de turno, en fin de los mercaderes de la salud. Una reforma estructural a la salud, demandaría un nuevo Congreso. Nuevas elecciones inmediatas.

Posdata:

Superintendente de Salud y Dilian Francisca Toro

Tras la “renuncia” del superintendente de Salud, Conrado Gómez, cabe preguntarse si como mencionaron sus detractores, guarda relación con la captura contra la senadora Dilian Francisca Toro, de quien según algunos habría sido su mentora.

Sociedades peligrosas

La del candidato de la terna enviada por el Consejo de Estado a la Corte Constitucional para magistrados de esta corporación, Carlos Medellín, quien fuera socio de Alvaro Dávila, uno de los capos del cartel de la contratación. De igual forma, lo fue Alvaro Dávila con el periodista Felipe Zuleta Lleras… quien extrañamente en sus columnas de opinión no hace ninguna referencia a este vínculo, ni a Emilio Tapia o Julio Gómez, integrantes del cartel de la contratación.

Lanzamientos regionales

Se ha dado inicio a la recolección de firmas del referendo por la salud y la revocatoria del Congreso actual, en Boyacá, Santander, Cundinamarca, Cauca, Tolima, Bolívar entre otros. Les invitamos a tomar y suscribir sus apoyos en las direcciones electrónicas que siguen:

www.referendosaludyrevocatoriaya.com

www.redver.org

reddeveeduriasdecolombia@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO