Adriana Barragán se volvió estrella

Adriana Barragán se volvió estrella

8 de Marzo del 2016

Así como algunos se van cayendo -del cargo o en la imagen de los colombianos- otros están creciendo al interior del alto gobierno y los ojos del país.

En el sector oficial deslumbra Adriana María Barragán López, quien está logrando el milagro de hacer viable, posible y rentable una empresa del Estado, la antigua Adpostal, que el país recuerda con sabor agridulce: con cariño porque transportaba las cartas de todos los colombianos, y con tristeza porque se convirtió en una empresa paquidérmica.

Hace algo más de 3 años Barragán López, asumió las riendas de 4-72. Un reto tan grande como el tamaño de la compañía, la antigua responsable del correo de Colombia.

La empresa le apostó a la tecnología, automatizando su planta de tratamiento en Bogotá y optimizando los procesos en las 7 regionales. Rápido se convirtió en un caso de éxito en Colombia y referente de América Latina.

La presidenta de 4-72 es administradora de empresas de la Universidad Santiago de Cali, con especialización en Gestión de Entes territoriales de la universidad Externado de Colombia. Comenzó su vida laboral hace más de 17 años en el sector público y privado.

Su polo a tierra -dice ella- son sus dos hijas adolescentes, que condicionan sus días y administran sus prioridades. Defensora de las mujeres, sin posiciones radicales, conduce una empresa donde trabajan más de 2000, el 21% madres cabeza de familia y además son el 70% de la fuerza operativa de la compañía.

La disciplina, como cabeza de servicios postales nacionales, la aplica en sus rutinas diarias; se apasiona tanto por su trabajo como lo hace por el deporte.

Adriana Barragán piensa que en el país las mujeres deben creer más en ellas, deben competir mano a mano con los hombres por los cargos importantes y no deben limitarse al género en detrimento de sus capacidades. Cree profundamente en la paz y en lo público como opción de vida.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.