¿Adultos mayores en el olvido?

22 de marzo del 2019

Opinión de Jorge Torres

¿Adultos mayores en el olvido?

“El día que esté viejo y ya no sea el mismo, ten paciencia y compréndeme.” “Acéptame y perdóname Ya que el niño ahora soy yo”… “No te sientas triste o impotente Por verme como me ves. Dame tu corazón… y apóyame…” “Dame amor y paciencia que Yo te devolveré gratitud” Cuando ya no pueda más, Mariano Osorio.

José, Álvaro, Pedro, Rosaura y Luis forman parte de los más de 72 mil adultos mayores en condición de pobreza en Bogotá, muchos de ellos sin un techo donde dormir.

Ellos siguen sumando pasos, pero cada vez con más dificultad; recuerdan caminos recorridos, familias formadas, logros obtenidos y hasta los hijos que vieron crecer. Cientos de recuerdos diferentes que hoy, son solo eso: recuerdos, porque la soledad y el olvido son su presente y no tener un techo donde pasar la noche su lamentable realidad.

Así las cosas y tras varios meses de trabajo de campo evidencié de primera mano cómo estos hombres y mujeres, muchos de ellos profesionales que en su juventud gozaron de buenos empleos, ahora son personas vulnerables que, tras no haber cotizado una pensión, tener casa propia o una familia que vele por ellos han llegado a la calle; y junto a ellos están también quienes por enfermedades o por condiciones familiares adversas son dejados atrás por sus hijos.

Según cifras de la Secretaría de Integración Social, a junio de 2017, en Bogotá cada día eran dejados a su suerte, principalmente en hospitales y calles, entre uno y dos adultos mayores; indolencia que pese a ser castigada por la ley con prisión de 4 a 8 años continúa siendo una historia que se repite cada día.

Este doloroso panorama puso sobre el escenario la necesidad imperiosa de mejorar las acciones adelantadas por la Administración Distrital en cuanto a la atención de adultos mayores se trata, pues quienes no tienen hogar buscan cada día alojamiento en los Centros Noche dispuestos por Secretaría de Integración Social, un servicio transitorio de atención que busca garantizar un alojamiento seguro para personas mayores de 60 años que no cuentan con un domicilio permanente.

Sin embargo, durante el mismo trabajo de campo realizado en septiembre de 2018, de los 7 centros con los que contaba Bogotá para esta tarea, solo encontramos 3 en funcionamiento: dos de ellos en la localidad Antonio Nariño y uno más en la localidad de Puente Aranda, con una capacidad únicamente para 150 adultos mayores. Cupos que claramente dejaron de ser suficientes teniendo en cuenta el incremento de la población adulta mayor y las condiciones sociales como abandono, desplazamiento y falta de oportunidades laborales que ocasionan situaciones de vulnerabilidad e incluso problemáticas de indigencia.

Y es que quienes no logran entrar a los centros noche muchas veces no cuentan con el dinero necesario para costear un lugar donde dormir, siendo la calle su única opción, así las cosas, esto representa un riesgo inminente para ellos, pues se convierten en la mayoría de casos en victimas de robo, además de estar expuestos a condiciones climáticas hostiles y enfermedades teniendo en cuenta su edad, estado de salud y grado de vulnerabilidad.

Frente a esto, la Secretaría de Integración Social inicialmente se mostró renuente a nuestros hallazgos, pero tras insistentes reuniones, mesas de trabajo y repetidas advertencias de lo que sucedía logramos poner bajo la lupa este importante tema. Es así como la institución luego de un proceso licitatorio abrirá este 1º de abril 3 nuevos Centros Noche con una capacidad para 150 abuelitos más y una ampliación de cobertura que llegará a las localidades de Los Mártires, Rafael Uribe Uribe y Teusaquillo. En total serán entonces 6 centros que atenderán 300 abuelos cada día en 5 localidades.

En 2019 la inversión en este servicio será cercana a los $9 mil millones de pesos, un 20% más que en 2018. Es por eso que debemos seguir aunando esfuerzos para generar compromisos no solo de las instituciones sino también por parte de las familias.

Aplaudimos estos avances y nos sentimos orgullosos de los logros, pero tengo pleno conocimiento que aquí no termina el trabajo pues existe una clara deuda con los adultos mayores, esos que caminan por la calle sin hacer ruido, con la experiencia de los años a la espera de un cambio y de una última oportunidad que les permita vivir con dignidad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO