Al ministro lo tumbó la mujer

Al ministro lo tumbó la mujer

7 de Marzo del 2016

(En la foto, el presidente Santos y la superministra María Lorena Gutiérrez)

El partido conservador “es dueño” del Ministerio de Minas desde hace varias décadas y, al parecer, mantendrá el cargo que ahora deja Tomás González.
Sobre los motivos de su retiro hay muchas hipótesis y especulaciones. La oficial del gobierno es que el ministro no fue eficiente en el propósito de que los colombianos consuman menos energía, ante la inminencia de apagones parciales.

González habría tenido una fuerte discusión con la superministra María Lorena Gutiérrez, que manda y regaña más que el Presidente. Al término de ese cortocircuito se produjo la renuncia, que fue aceptada irrevocablemente.

La misma señora Gutiérrez se echó de inmediato al hombro la responsabilidad, mientras el Presidente nombra el titular, en momentos cruciales para el gobierno (la popularidad anda por los suelos) y para el ministerio, por los mismos niveles.

La otra es la versión política. Que al ministro lo tumbó jurídicamente su esposa, propietaria de la empresa Connecta SAS, que tiene contratos con el Estado por más de $5 mil millones.

La Procuraduría investiga al ministro como funcionario público (violación al régimen de inhabilidades), porque no tiene competencia para poner contra la pared disciplinariamente a empresarios y gerentes de empresas privadas.

González era el dueño de la empresa, que le vendió a su esposa cuando asumió el viceministerio de minas, pero –al parecer- los vasos comunicantes y los contratos eran muy evidentes. Y gordos. Algunos con el Fondo para la Paz y su titular María Inés Restrepo, por la cifra referida, más de $5 mil millones.

Es posible que Palacio le haya pedido la renuncia al ministro o lo haya puesto a escoger. Y ni bobo que fuera, desechó el puesto con sueldo y se quedó con los contratos de su esposa, que son los de su casa.

El Congreso estaba hablando de una moción de censura pero, como siempre ocurre, no la tramitó porque la figura se ha convertido en la oportunidad de senadores y representantes para aumentar puestos y contratos. Aquí les faltó tiempo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.