Alberto Ríos, Roy, Karime y Palmira ¡ve!

27 de mayo del 2013

Lo reiteramos: la estructuración y proceso de selección del operador del acueducto de Palmira presenta insalvables problemas. Columna de Pablo Bustos.

Tras la innegable importancia de que se reviste el Valle, con el trascendental encuentro del Pacifico el cual -pese a desatender por completo el tema pesquero- deja entrever cómo coexisten un presidente del Congreso decadente y un proceso de contratación del acueducto de Palmira, de los cuales nos ocuparemos.

Alberto Ríos: magistrado de la Corte Constitucional demandado ante los estrados administrativos

Como parte de nuestro debate sobre la integridad de la magistratura en general, y corolario de la necesidad de una honda reforma aplazada a la justicia, tal y como fue recogido por algunos medios, hemos promovido ante el Consejo de Estado el inaplazable escrutinio sobre la posible nulidad de la elección del magistrado de la Corte Constitucional- recientemente designado por el Senado- con lo que pretendemos de manera concluyente la justicia resuelva lo relativo a su permanencia en el cargo durante los próximos ocho años.

Los reproches se edifican de una parte en los vicios de la votación en la integración de la terna por parte – quién lo creyera– del mismísimo Consejo de Estado. En efecto, pese a que esta elección debió hacerse secreta, el Consejo de Estado, que en pleno integró la terna, lo hizo contrariando su propio reglamento optando por hacerla pública. De otra, por la exigencia del ejercicio de la profesión de abogado “con buen crédito” en los últimos 10 años, parece reñir con los señalamientos serios que contra el mismo pesan como el de posiblemente haberse quedado con una gruesa suma de dinero de sus poderdantes, así como de no tributar sobre unos honorarios millonarios recibidos de una firma de un particular señalado por su cercanía con Salvatore Mancuso.

Roy y pérdida de investidura

Camina nuestra acción ante el Consejo de Estado, la demanda dirimirá lo relativo a las posibles faltas al decoro parlamentario que se le increpan al senador Roy Barreras, quien se desempeña como Presidente del Congreso de la República – quien parece fue más que a la beatificación de la Madre Laura a buscar la misericordia del presidente Santos, quien ni siquiera lo saludo de mano–.

Karime Motta le pone palos a la rueda de la reforma a la salud

La presidente de la Comisión Primera del Senado, Karime Motta, enredada por el Superintendente Nacional de Salud por exigirle cuotas burocráticas, es la ponente de la ley estatutaria salud, ha radicado un proyecto de articulado alterno –con cerca de cuarenta artículos– al que algunos atribuyen como su retaliación para enredar el proyecto del Gobierno dada las denuncias del Superintendente.

Contraloría interviene la contratación del acueducto de Palmira

En uso de nuestra potestad de opinar periodístico y de defensa de los público, así le duela a algunos, lo reiteramos: la estructuración y proceso de selección del operador del acueducto de Palmira presenta graves, y quizás insalvables, problemas. Afirmación que cada vez cuenta con mayor respaldo. En efecto la semana pasada anunciábamos como la ex Superintendente de Servicios Públicos aseguró que al proceso desde su estructuración o desde su inicio le faltaba transparencia. Ahora el turno es para la Contraloría de Palmira que a través de un control de advertencia fechado 20 de mayo, intervino el proceso para “prever graves riesgos que comprometan el patrimonio público” (ver aquí)

Ex Superintendente Delegado de Servicios Públicos, Jaime Salinas Ramírez, y su papel

El ex superintendente delegado para acueducto y alcantarillado de la superintendencia de servicios públicos, Jaime Salinas Ramírez, de quien hemos afirmado, haciendo uso de la puerta giratoria, participó en el equipo asesor contratado – por la módica suma cercana a los 700 millones de pesos- para la en nuestro criterio fracasada estructuración del contrato, para la operación del acueducto y alcantarillado de Palmira, ha solicitado una rectificación – la cual se publica- con miras a restablecer según sus propias palabras su menguada honorabilidad y profesionalismo. Al respecto nos permitimos manifestar lo siguiente:

En primer término, la invitación a contratar en curso, en efecto fue elaborada y se adelanta por Aguas de Palmira y por los mismo no por el ex Superintendente Delegado Jaime Salinas, ni por quien fuera su jefe la ex Superintendente Evamaria Uribe – quien se salió desde un comienzo-.

En consecuencia, reiteramos y/o precisamos que en manera alguna hemos manifestado que el ex superintendente Delegado Jaime Salinas esté participando formalmente en la actualidad en el proceso contractual de selección del operador, pues el mismo se adelanta directamente por la empresa Aguas de Palmira. El mentado ex Superintendente Delegado aceptó haber prestado su “asesoría al Municipio de Palmira”, y hacer “parte del equipo consultor contratado por el Municipio de Palmira para definir y estructurar un esquema institucional para la prestación de los servicios de acueducto y alcantarillado”. Lamentablemente el exdelegado no ha explicado si la responsabilidad es entonces debida a la administración municipal de Palmira y, en concreto, de Aguas de Palmira, negando tratar de favorecer a ningún grupo empresarial en particular.

En tercer término, según el exsuperintendente el sistema de tarifas contractuales “resulta necesario para garantizar la financiación del ambicioso plan de obras e inversiones”. Es decir, que las tarifas como lo hemos afirmado efectivamente son contractuales, pero según él, se justificarían “para garantizar que se podrá ejecutar el Plan de Inversiones por un valor cercano a los 220 millones de pesos y no un Plan de Inversiones con un valor de 110 millones, como sería el caso, de no escoger el modelo de tarifas contractuales”.

Asegura que las empresas públicas podrán presentarse como socios de empresas privadas, siempre y cuando la participación privada sea superior al 50.1%. Así las cosas, solo podrán presentarse empresas públicas colombianas. Para que “empresas como EPM o Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, puedan presentarse en el proceso de selección del operador de los servicios de acueducto y alcantarillado… sólo que lo tendrán que hacer bajo la modalidad de consorcio o unión temporal” y que “una empresa privada no es la que tiene su capital 100% privado sino mayoritariamente, esto es 50.1%. Por lo que en el capital social de una empresa privada pueden concurrir como socios empresas 100% públicas, siempre que su participación no supere el 50.1%.”

Finalmente, asegura que “no es cierto que con la salida de los actuales socios privados de Acuaviva, una vez termine el contrato de arrendamiento con el Municipio de Palmira, ésta quede 100% pública, sino que “el Municipio no es quien puede comprar las acciones sino que debe indicar a Acuaviva cuales terceros habrán de comprar tales acciones”, asegurando la concurrencia de oferentes. Por ello, no es posible afirmar que Acuaviva pueda realmente quedar 100% pública como usted indica en su artículo. … En este proceso de concurrencia de oferentes, pueden presentarse personas privadas, mixtas o públicas”.

@pablobustossanc

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO