Alcalde Petro, no nos diga mentiras

5 de julio del 2012

Mucho me alegra que los resultados del cambio en la medida de restricción vehicular conocida como Pico y Placa, sean positivos para la ciudad, por lo que no me resta sino felicitar al alcalde mayor de Bogotá Gustavo Petro por la acertada decisión. Pero quiero aprovechar la ocasión para pedirle bajarle a la emoción del […]

Mucho me alegra que los resultados del cambio en la medida de restricción vehicular conocida como Pico y Placa, sean positivos para la ciudad, por lo que no me resta sino felicitar al alcalde mayor de Bogotá Gustavo Petro por la acertada decisión. Pero quiero aprovechar la ocasión para pedirle bajarle a la emoción del momento y no apresurarse a hacer promesas difíciles de cumplir, como pretender acabar con la medida en un año.

Soy de los que piensa que el Pico y Placa en Bogotá jamás será posible de levantar, porque se tendría que cambiar el modo de pensar del colombiano para quien es más importante tener un carro que comprar una casa donde vivir con su familia. Por tanto me es imposible creer en la promesa del señor Alcalde Mayor, porque la solución al problema de movilidad en la capital del país —entre otras— no es de menos carros, sino de más vías, y dudo que en doce meses se puedan construir todas las avenidas que se necesitan para que no vuelvan los trancones.

Tampoco creo que la implementación del Sistema Integrado de Transporte sea el indicador bajo el cual el Alcalde Mayor sustente su argumento, pues desafortunadamente este no arranca de manera definitiva sino en forma progresiva, hasta lograr la integración total del transporte en Bogotá, cosa que no se logrará en un año. Porque en doce meses tampoco habrá metro pesado, ni metro ligero, ni mucho menos tren de cercanías; y aunque los hubiera, los colombianos somos tan colombianos, que con todo lo anterior, no vamos a renunciar a la idea de comprar un carro.

Sería arriesgado que Gustavo Petro cayera en los mismos errores de la administración anterior y generara falsas expectativas, en lugar de gobernar con los pies sobre la tierra, porque los bogotanos y la opinión pública no aguantarán un solo error en la manera como se lleven las riendas de la capital. Suficiente tienen con funcionarios que en menos de un año entran y salen del gabinete sin que nadie se explique lo que está pasando al interior del Distrito.

Ojalá que la pasada ola de insatisfacción generada por la reforma a la Justicia sirva de ejemplo al burgomaestre para darse cuenta que la gente ya no traga entero y cualquier equivocación por pequeña que parezca se la pueden cobrar utilizando la revocatoria del mandato, que ahora pasó de una recolección de firmas del 50% del último censo electoral, al 30%, figura que podrían utilizar quienes aún no pueden aceptar que el destino de la ciudad más importante del país, esté en sus manos.

Esperemos que con el pasar del tiempo el Alcalde rectifique tal promesa que a mi modo de ver es imposible de cumplir y comprenda que no es sano dejarse llevar por las alegrías, diciéndoles mentiras a los bogotanos.

@sevillanojarami

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO