Alerta, alerta vallenato…

25 de marzo del 2011

“Alerta, alerta vallenato, mira que ahí viene la Guajira…”  así comienza la canción inédita ganadora de la 9a versión del Festival de la Leyenda Vallenata, de la autoría del Maestro Julio Oñate Martínez.  Otros versos de esa hermosa canción  ecológica que expresan:

Olvidaste con su sabia palabra,
de ese peligro cercano que venía
advirtiendo Pedro,
que el desierto de la Guajira cercana
si pronto no lo atajabas iba
a alcanzar a tu pueblo.

La semana pasada se cerró el telón del Festival Vallenato Francisco el Hombre en la ciudad  de Riohacha y debo contarles que en Bogotá todo el mundo me pregunta sobre ese evento que en una forma vertiginosa ha logrado la atención del pueblo colombiano.

Si no estoy mal,  el festival de marras no lleva sino tres ediciones, porque entre otras cosas,  en sus anuncios publicitarios  no lo dice. En cambio,  el Festival de la Leyenda Vallenata   anuncia siempre  con gran orgullo el número de edición que festeja.  Me puse a escudriñar la página web del evento y por ningún lado encuentro la historia del mismo: ¿Cuándo nació? ¿quiénes fueron los fundadores?  ¿quiénes integran su junta directiva?  y algunos detalles que supongo le  interesa a la gente.  Pero bueno, esta puede ser una estrategia o un simple descuido, no lo sé, pero muchos quisiéramos saberlo.

El título de esta columna obedece a que el ímpetu con que los organizadores del Festival Francisco el Hombre le hacen publicidad a este evento pareciera que pretenden competirle al Festival de la Leyenda Vallenata  y aunque algunos piensen que estoy exagerando, ya me ha tocado explicarles a muchos rolos que lo que pasó la semana pasada no fue el Festival Vallenato, sino un festival nuevo que hacen en Riohacha y al cual debo confesar, nunca he asistido, pero siempre he estado atento a las transmisiones de radio y  televisión para enterarme del asunto.

Como cesarense debo aclarar que nunca he comulgado con la controvertida rivalidad que históricamente ha existido entre guajiros y vallenatos, especialmente por adjudicarse la paternidad del folclor que hoy  más que el  nombre,  lleva el  gentilicio de los nacidos en el valle del Cacique Upar.  Soy un convencido que guajiros y cesarenses somos una misma familia, que pudiéramos hacer parte de una misma provincia o región de acuerdo con lineamientos constitucionales, que compartimos una misma idiosincrasia y que el solo hecho de tener una división político administrativa por pertenecer a departamentos distintos, no nos convierte en rivales o contradictores. De hecho, ambos pueblos conformaron en el pasado la gran Provincia de Padilla.

No sé si ustedes apreciaron el comercial de la versión 2011 del Festival Francisco El Hombre, en el que Jorgito Celedón dice “… y porque el Vallenato nació en mi Guajira”,   luego remata Silvestre “Te invitamos al Festival Francisco el Hombre…” lo primero que hay que preguntarse es si hay que ir al Festival Francisco el Hombre, solo porque el Vallenato nació en la Guajira o cómo sería el comercial del Festival de Nobsa-Boyacá o el de Barrancabermeja –Santander.

En Villanueva Guajira se hace el Festival cuyo nombre no es producto del azar, ni de la improvisación; sino una muestra más de que los guajiros le ha dolido mucho que la música vallenata haya recibido ese nombre y no otro, o ¿por qué otra razón bautizaron el Festival con el nombre de Cuna de Acordeones?

Desde esta tribuna no busco ahondar esas rencillas, sino todo lo contrario. Por eso,  felicito a los organizadores del Festival Francisco el Hombre que en tan corto tiempo hayan logrado el reconocimiento nacional que hoy tiene ese evento e invito a que en Valledupar se pongan las pilas o se cumplirá la profecía de Julio Oñate Martínez.

[email protected]

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO