Arrancó la campaña

30 de enero del 2013

Que no le quede duda a nadie. La temporada política empezó más temprano de lo que es tradicional y ya se están sintiendo los efectos. En buena parte,  la anticipación del proceso es consecuencia de las declaraciones del presidente Santos, cuando se veía la luz de los primeros días del año, informando que a mediados […]

Que no le quede duda a nadie. La temporada política empezó más temprano de lo que es tradicional y ya se están sintiendo los efectos.

En buena parte,  la anticipación del proceso es consecuencia de las declaraciones del presidente Santos, cuando se veía la luz de los primeros días del año, informando que a mediados de 2013 hará conocer si aspira a la reelección.

Ese anuncio movilizó a quienes serán protagonistas del proceso, alertó a todos acerca de la necesidad de no perder tiempo precioso, e hizo que muchos decidieran empezar para que no sea el Jefe del Estado quien de la largada formal de la carrera.

Y cada paso que se da sirve para hundir el acelerador.

Las aguas, que ya estaban agitadas con la sola especulación de una posible renuncia del ministro Vargas Lleras en Marzo, produjeron olas más altas cuando el Presidente dijo lo que dijo durante la inauguración del nuevo Ministerio de Vivienda.

En la práctica, informó que ese alto funcionario quedaría en disponibilidad para lo que sea necesario.

Como es natural, quienes acompañan al expresidente Uribe, que ya venían haciendo prácticas de calentamiento al final del 2012, decidieron iniciar su proceso de organización.

Todo va muy rápido. Ya anunciaron que se presentará un plan de acción el último día de este mes en Santa Marta, hay ideas preliminares sobre unas posibles reglas de juego para escoger candidato presidencial del Centro Democrático, la fundación que impulsará el proceso de diálogo con los colombianos está lista, en fin, adiós a la tranquilidad y bienvenida la acción fue la respuesta inmediata.

Estas determinaciones darán lugar a que los distintos precandidatos a la presidencia, en representación de dicho sector, desplieguen una actividad intensa en todo el país.

Es de esperar, por lo tanto, un intenso debate constructivo permanente y el control de las actuaciones del Gobierno.

La gran expectativa ahora podría calificarse como el plato fuerte.

Al igual que el interés en conocer si Santos decide aspirar a la reelección es alto, no lo es menos el deseo de saber si Uribe se resuelve a encabezar la lista al Senado del movimiento que lidera.

Si llegan a suceder las dos cosas, estaríamos frente a una de las temporadas políticas más apasionantes de los últimos años.

En esas condiciones, los colombianos  podrían decidir si quieren continuar por el camino que decidió transitar el Presidente, o si consideran mejor recuperar el rumbo que había trazado el expresidente Uribe.

A nuestro país le conviene que el pronunciamiento de la gente se haga sobre esas alternativas, entre otras.

La madurez del sistema democrático pasa por la estructuración de opciones claras, sin ambigüedades, a fin de que se pueda alimentar la confrontación civilizada y los ciudadanos den mandatos populares nítidos.

Colombia está atravesando una coyuntura que permite aspirar a que las cosas sean así.

En la práctica, lo que estaría en juego serían las definiciones de fondo sobre el valor y significado de los pronunciamientos populares.

Es bueno tener esto presente, porque arrancó la campaña.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO