Asegurando los recursos de los subsidios para los más pobres

14 de septiembre del 2019

Por: David Barguil.

Asegurando los recursos de los subsidios para los más pobres

Esta semana aprobamos en las comisiones económicas del Congreso el monto del Presupuesto General de la Nación para 2020 que será de $271,7 billones de pesos. Una de las mayores preocupaciones e, igualmente, prioridades de quienes somos ponentes de este proyecto de ley es la falta de recursos para cubrir los subsidios de energía y gas de los colombianos de más bajos ingresos. Por ello, nuestra tarea es asegurar dichos recursos y exigirle al Gobierno Nacional el aumento de este rubro, ya que de no hacerlo se verían perjudicadas más de cinco millones de personas.

Ya lo hemos advertido. Hay un déficit enorme en los subsidios de energía y gas para los colombianos más pobres. Acorde a los cálculos del Ministerio de Hacienda, para los subsidios de energía, sólo hay previstos $844.800 millones y para los subsidios de gas, poco más de $220.000 millones. Es decir, hoy, con los recursos que hay sólo se alcanzarían a cubrir $1,06 billones de los más de $3,74 billones que se requieren para cumplir las cuentas por pagar del año 2019 (que a julio de este año iban en $1,15 billones). Además, no alcanzaría para financiar los subsidios de los 12 meses del 2020, pues el dinero se acabaría a mediados de abril.

De ser así estamos hablando de millones de colombianos que se verían afectados. Como es bien sabido, estos subsidios de energía y gas tienen el propósito de ayudar a familias de escasos recursos y por tanto son entregados a usuarios de los estratos 1, 2 y 3 en el caso del servicio de energía, en donde estamos hablando de casi 11,5 millones de usuarios. En el caso del servicio de gas, el subsidio beneficia a familias de estratos 1 y 2, sumando alrededor de 5,6 millones de personas.

Ahora bien, en lo correspondiente al Gas Licuado de Petróleo (GLP) el cual se distribuye en cilindros para las zonas no interconectadas, llamadas así porque no hay tuberías de gas, se estima que más de 260.000 familias -algo más de 1.000.000 de personas- estarían en riesgo de perder los subsidios para este servicio público. Esto debido a que en el Presupuesto General para el próximo año sólo hay $30.000 millones asignados para los subsidios al GLP, en contraste con el año anterior donde este rubro fue de $90.000 millones. Sumémosle que el gas en cilindro, cuyo costo es más alto por los gastos de transporte y distribución, es adquirido mayoritariamente por las familias más necesitadas de las diferentes regiones del país.

Otra arista de esta problemática que ha sido abordada por varios congresistas es la focalización de los subsidios. Es oportuno abrir el debate sobre la forma en que actualmente se están entregando estas ayudas a los colombianos, ya que, por supuesto, la idea primordial es tenderles una mano a las personas de más bajos recursos, pero en algunos casos estas ayudas no llegan a manos de quienes deberían. Recordemos que el modelo actual otorga los subsidios en función del estrato del predio, sin considerar los ingresos y condiciones económicas de quien lo habita, y es allí cuando pueden colarse usuarios que no requieren de este apoyo. De la misma forma como pueden quedar por fuera ciudadanos que sí lo necesitan.

Dado lo anterior, junto a los ponentes del Presupuesto y, en general, congresistas de todos los partidos políticos, hemos decidido unirnos para asegurar los recursos de los subsidios para el año en curso y el 2020. Somos conscientes que las finanzas del país no atraviesan su mejor momento y que, ante el hueco del 2019, el Ministerio de Hacienda ha congelado $10 billones. Sin embargo, hay alternativas para no dejar a millones de ciudadanos sin la ayuda para los servicios públicos de gas y energía.

Por un lado, el Gobierno Nacional es consciente y ha tomado nota de nuestra exigencia para que se aumente el rubro presupuestal dirigido a los subsidios. Conocemos que tanto el Ministerio de Hacienda como el de Minas y Energía están evaluando varias opciones, entre ellas crear una fórmula que garantice que las ayudas lleguen a los colombianos de más bajos ingresos. Adicionalmente, como se ha hecho en años anteriores, en el Congreso tendremos que reformular los montos asignados en algunas áreas para asegurar que los subsidios no queden desfinanciados. Por ejemplo, planteamos revisar un recorte al pago del servicio de la deuda, rubro con el mayor incremento respecto al año pasado, cuyo porcentaje se destinaría a garantizar los subsidios.

Aún queda camino para la aprobación del Presupuesto General del 2020 y se prevén discusiones importantes para financiar los proyectos en sectores como educación, salud, trabajo y vivienda. El primer gran acuerdo al que hemos llegado todos los partidos políticos es en garantizar los subsidios de energía y gas para los colombianos más pobres.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO