Bancos, petróleo y dividendos, alternativas al IVA a la canasta básica

Bancos, petróleo y dividendos, alternativas al IVA a la canasta básica

10 de noviembre del 2018

Es hora de que seamos propositivos frente a las necesidades fiscales que tiene nuestro país. Entendemos las necesidades para cumplir con el presupuesto general de la nación y acompañamos al presidente Iván Duque en su propósito de poner a andar este país, generar crecimiento económico y velar por los retos en materia de educación, salud, inversión en el campo, seguridad y presencia del Estado en las zonas más apartadas. Sin embargo, no es gravando con IVA los bienes básicos de la canasta familiar la manera en que este país va a salir adelante. Hemos propuesto nuevas alternativas de financiación, por ejemplo, gravando a los sectores que por años se han beneficiado de la política económica. Igualmente planteamos una política agresiva de austeridad desde el Estado y más eficiencia en el uso de los recursos públicos.

Esta semana propusimos una mesa de diálogo institucional con los distintos sectores políticos, económicos y sociales del país con el fin de poner las alternativas sobre la mesa y entregárselas al presidente Duque. Tenemos que construir entre todos, una reforma que le sirva a Colombia, que haga que este país crezca, que incentive la creación de nuevas empresas, que genere empleo de calidad, que se expanda la clase media. Para ello, en el Partido Conservador Colombiano hemos tomado la decisión de no apoyar el IVA a los bienes básicos de la canasta familiar, pero como sabemos que se necesitan nuevos recursos, planteamos las siguientes alternativas:

  • Hay que gravar a los sectores que se benefician de la política económica:

A) El sector financiero: ¿Por qué no pensamos en este sector, que a lo largo del tiempo ha tenido utilidades considerables? ¿Cómo no vamos a incluir en el debate a los bancos, por ejemplo, que han crecido 4 veces por encima de lo que ha crecido el PIB en los últimos años? Tal y como lo he dicho en otras ocasiones, nuestra lucha no es contra la banca, sino contra sus abusos. Y hoy, ante las dificultades que afronta el país, se debe abrir la puerta para que quienes se han beneficiado de los ciudadanos por tantos años se metan la mano al bolsillo y aporten un poco más.

B) El sector petrolero: Si en los recursos disponibles para 2019 se tuvo en cuenta un precio por barril de petróleo de 65 dólares y si ya es cierto que el promedio para 2018 terminaría cercano a los 80 dólares, esto implicaría que tendríamos un excedente de 15 dólares por barril para el 2019.  Lo anterior significa que contaríamos con recursos frescos si, además, pensamos en hacer una mayor distribución de las utilidades de Ecopetrol.

C) Dividendos: No decimos que se debe gravar más a las empresas. Al contrario, hemos venido haciendo importantes esfuerzos desde el Congreso para que haya cada vez más empresas y se impulse el emprendimiento en el país. Sin embargo, pensamos que los accionistas de las grandes compañías que a anualmente se reparten las utilidades pueden aportar un porcentaje al Estado y contribuir con su país. 

Resaltamos que en el proyecto de ley de financiamiento haya un capítulo especial para la generación de empleo formal, que se incentive la creación de nuevas tecnologías e industrias creativas, de hecho, impulsamos paralelamente una ley que da 20 años de exención en el impuesto de renta y no pago de rete-fuente a los micro y pequeños empresarios de este sector. Apoyamos, igualmente, que el gobierno busque a través de la reforma más inversión, formalización y generación de empleo en el campo a través de un incentivo tributario de 10 años libres de impuesto de renta para el sector agropecuario.

  • Plan de austeridad y recorte del gasto público:

Sabemos de los esfuerzos que ha iniciado el gobierno actual en esta materia y lo destacamos. Es necesaria una política de austeridad agresiva que cuide los recursos del tesoro nacional, lo cual ahorraría miles y hasta billones de pesos para impedir que sigan siendo los más vulnerables los que paguen los platos rotos. Es hora de reducir tanta burocracia heredada por años y eliminar gastos innecesarios del Estado.

Los sectores políticos, económicos y sociales tenemos la responsabilidad de ser la voz de los sectores más vulnerables de la sociedad y plantear soluciones claras como las que enumeré anteriormente. Tenemos un presidente que tiene los mejores propósitos para Colombia y sabemos que está abierto a escuchar estas y otras propuestas. Si nos lo proponemos, podemos sacar adelante una ley de financiamiento que nos beneficie a todos y no afecte a los ciudadanos de a pie.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.