Bien que Acuerdos vayan al Congreso

Bien que Acuerdos vayan al Congreso

21 de noviembre del 2016

Los Acuerdos del gobierno con las farc, revisados, contrastados, modificados, no pueden seguir en el aire. Por eso me parece muy bien que se haya resuelto enviarlos al Congreso para refrendación y que luego se cumpla su implementación por la misma Corporación según los proyectos de ley y de reforma constitucional que el gobierno envíe para el trámite legislativo.

No podía ser de otra manera. El camino del Plebiscito se agotó y según el resultado que tuvo se realizaron conversaciones, consultas, análisis y propuestas de toda índole, lo cual fue examinado juiciosamente en reuniones que se cumplieron en La Habana. El gobierno ofició como vocero de los inconformes y cumplió fielmente su compromiso. Las modificaciones al Convenio inicial fueron bastantes, hasta el punto de que puede afirmarse sin falsedad ni exageración que se trata de un Acuerdo diferente.

Los mismos representantes del NO aceptan que se aceptaron muchas de sus insinuaciones, sugerencias y proposiciones. Bastantes de ellos, organizaciones sociales, representantes de víctimas e Iglesias, están conformes con los cambios. Otros no, y es una lástima. Lo ideal fuera que en estos momentos existiera un gran consenso, a lo que aún se aspirará en las próximas horas. Si no fuere posible, muy a despecho de lo que hemos querido los amigos del NO, habrá que seguir adelante sin su anuencia. Hay 9.000 guerrilleros pendientes de deponer sus armas a cambio de que la sociedad colombiana los reciba en su seno, sobre la base de que acojan la Constitución, cumplan las Leyes, respeten a las Autoridades y se vinculen a las Instituciones Democráticas.

Como se ha anunciado con propiedad, es el Congreso Nacional la Institución llamada a refrendar e implementar el nuevo Acuerdo. Es lo que dice la Constitución Nacional. Por eso el Presidente Santos y su gobierno deben proceder a enviar al Congreso los Proyectos de Ley y de Reforma Constitucional que consideren oportunos para lograr la paz con la guerrilla. ¡Hay que cumplir lo pactado!

La responsabilidad del Congreso es enorme. Tengo la seguridad de que cumplirá bien y a tiempo sus deberes, reflexionando, debatiendo, aclarando y aprobando los proyectos, según corresponda a lo convenido. Sus integrantes sabemos que no serán propuestas ordinarias sobre las cuales se pueda especular, pues corresponderán a compromisos asumidos por el gobierno en ejercicio de sus funciones, para alcanzar tranquilidad, concordia y convivencia, según lo impone la Constitución.

El resultado grande de lo acordado es que se acabará la guerrilla fariana. Esa es la mejor noticia del mundo. Por eso es que no se puede vacilar ni es dable que existan demoras o incumplimientos.

El Congreso Nacional no perderá la oportunidad de demostrar que es una Corporación seria, responsable, trabajadora, interesada siempre en el bien común. El gobierno y las farc pueden tener la seguridad de que se laborará con denuedo, sabiendo que es el aporte de la Rama Legislativa y del sector político colombiano al estimadísimo logro de la reconciliación. ¡Es la hora de la paz!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.