Canadá, a elecciones forzadas

29 de marzo del 2011

El 25 de marzo del 2011 pasará a la historia de Canadá por ser el día en que el Parlamento votó 156 contra 145 votos, por el llamado a elecciones. Las razones: Decidió que Stephen Harper  ha desacatado la voluntad del Parlamento en varias oportunidades sobre materias de gran importancia para la Nación, por lo […]

El 25 de marzo del 2011 pasará a la historia de Canadá por ser el día en que el Parlamento votó 156 contra 145 votos, por el llamado a elecciones. Las razones: Decidió que Stephen Harper  ha desacatado la voluntad del Parlamento en varias oportunidades sobre materias de gran importancia para la Nación, por lo que no cuenta con la confianza  necesaria para estar en el poder. Son las cuartas elecciones federales en siete años.  Esto quiere decir que en un plazo de 36 días los electores decidirán si quieren continuar con un gobierno conservador o si por el contrario elegirán a los liberales o a los nuevos demócratas.

Recordemos que Canadá tiene un sistema parlamentario en el cual el primer ministro puede llamar a elecciones en cualquier momento, el gobernador general puede suspender el Parlamento en cuyo caso también habrá un llamado a elecciones, o el Parlamento en casos excepcionales como el actual forzará el llamado a elecciones. Sin embargo, en el 2006 la reglamentación electoral fue modificada en el sentido de establecer que en cualquier caso se deberán efectuar elecciones generales a los cuatro años, contados  a partir de las últimas votaciones.

Stephen Harper fue elegido en enero del 2006, después de haber sido uno de los gestores de la coalición  de la oposición  en contra del gobierno liberal de Paul Martin. Curiosamente, hoy está siendo víctima de el mismo procedimiento que el patrocinó cinco años atrás, que hoy califica de ilegitimo.

En ese entonces, Martin, quien había sido el último ministro de finanzas de Jean Chrétien,  estaba en el ojo del huracán por los  grandes escándalos de los altos gastos en publicidad realizados por el gobierno liberal, entre otros temas.

El Partido Conservador asumió entonces el poder luego de 12 años y cuatro meses de gobierno liberal: dos reelecciones de Jean Chrétien quien estuvo en el poder del 93 al 2003  y luego dos años de Paul Martin de diciembre del 2003 a enero del 2006.

Harper ya fue reelegido en octubre del 2008, cuando se encontraban en la oposición, el candidato liberal Stéphan Dion, quien tuvo una lamentable actuación como líder del partido por decir lo menos, Gilles Duceppe lider del Partido Quebecois, Jack Layton líder del partido Nuevo Demócrata y el minoritario Partido Verde con Elizabeth May a la cabeza.

Curiosamente, de los 22 Primeros Ministros que ha tenido Canadá desde 1867, el único que no ha contado con ningún tipo de experiencia en una cartera ministerial, o cargo de elección popular previa  a su elección es Stephen Harper.

Harper fundamentara su campaña haciendo especial énfasis en el manejo económico, señalando que gracias al mismo, Canadá no ha sufrido los embates que afectaron a su vecino y principal socio económico, Estados Unidos. Ha sido criticado por la inversión en aviones de combate, su política de seguridad y justicia y el fortalecimiento de cárceles y construcciones de nuevas instalaciones penitenciarias.

Sus contradictores iniciaron sus respectivas campañas la mañana del sábado 26 con sincronizadas alocuciones televisadas con los subsecuentes énfasis.

Michael Ignatieff, líder del Partido Liberal fue el primero en hablar. En Ottawa, frente al Parlamento, muy puntual en sus planteamientos, comenzó su discurso en francés,  y respondió interrogantes sobre su decisión tardía de participar en política después de haber permanecido 35 años en Estados Unidos. Aboga por una mayor inversión social, especialmente en seguridad económica, salud, y educación, así como una mayor equidad para todos.

Le siguió Gilles Duceppe, líder del bloque Quebecois desde el año 97. Su presentación también fue bilingüe, con énfasis en una mayor inversión social y críticas al gobierno conservador.

Jack Layton del partido NDP, Nuevos Demócratas, habló desde el reconocido hotel Chateau Laurie, en Ottawa, únicamente en inglés,  con seguidores ondeando banderas canadienses en lugar de  las tradicionales del partido. Se enfoca hacia la que llama generación sanduche, la que está siendo afectada por las actuales condiciones socioeconómicas.  Esta es su cuarta campaña, que no ha sido afectada por la recuperación de un cáncer de próstata y una  lesión reciente de cadera.

Por último,  desde una pequeña población de British Columbia,  habló Elizabeth May líder del Partido Verde – en ningún momento en francés- se concentró en su provincia, mencionando  la  importancia de la producción de comida orgánica, la inconveniencia de tantas elecciones en un periodo tan corto, y en la esperanza que se debe tener en la democracia, con mayor respeto para la política y el Parlamento, convocando a los jóvenes a participar activamente.

Cuatro estilos diferentes, las tres primeras propuestas no muy distantes unas de otras, con el único interés de remover a Stephen Harper, más que  al Partido Conservador del gobierno.

Mientras en Oriente Medio los pueblos pelean por poder elegir libremente a sus líderes, en un país desarrollado como  Canadá los candidatos están avocados a prácticamente implorar a los votantes que ejerzan su derecho y salgan a votar. Será interesante observar como en los próximos 34 días las redes sociales ejercerán su influencia en este proceso electoral.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO