El Quimbo, Emgesa no cumple y el gobernador no gestiona

El Quimbo, Emgesa no cumple y el gobernador no gestiona

5 de noviembre del 2016

Los malos gobiernos se inventan enemigos para ganar popularidad y no responder por su incompetencia. Otros declaran guerras internacionales (Chávez anunció el envío de 10 batallones a la frontera colombo-venezolana) y otros más –como en el caso del Huila- siguen en campaña, repitiendo el discurso, haciendo sonar la matraca.

Carlos Julio González Villa anda con el cuento chino y chimbo de que el gobierno estudia entregar otra licencia para una hidroeléctrica en Oporapa, lo cual ha sido desmentido categóricamente. Pero él insiste porque la alarma también es una herramienta política frente a su inutilidad gerencial.

Citó en Bogotá una rueda de prensa, a la que poca o ninguna atención le pusieron los medios nacionales, para que hablara Miller Dussán, quien plantea la suspensión definitiva de la licencia ambiental. Es decir, desmantelar el Quimbo.

Da la sensación de que González Villa –populista- comparte la idea descabellada de Dussán, su nuevo mejor amigo, pretensión disparatada e irreal a estas alturas. El Quimbo –ya en operación- aporta un porcentaje nada despreciable de energía al sistema interconectado, y además afectaría la generación de Betania.

Está bien que todo el Huila presione las compensaciones incumplidas, pero el gobernador elude sus responsabilidades, porque el cargo lo obliga a buscar soluciones, no a seguir repitiendo el discurso de campaña.

Lo suyo se ha convertido en una matraca desesperante, un discurso recurrente que le sirvió para hacerse elegir y que ha repetido por un año, sin aportar mecanismos para afrontar las dificultades.

Desmantelar El Quimbo, cuya licencia ambiental original se otorgó el 15 de mayo de 2009, que contempló de una vez el llenado de la represa, significa también secar las 8250 hectáreas que corresponden al área de embalse y tal vez volver a ubicar las familias ya reasentadas.

A González le falta liderazgo para acordar con los alcaldes del área de influencia el trazado de la vía perimetral El Agrado-Pedernal-Matambo. Su negligencia ha sido determinante en la demora de esa solución.

Tampoco ha coordinado el apoyo a los pescadores ni emprendido las múltiples obligaciones que tiene su despacho en la mesa temática que él mismo promovió.

Carlos Julio siguió repitiendo como loro el discurso de Dussán, que obviamente no debe ser el suyo. Sigue enumerando los impactos sociales y económicos de El Quimbo, el incumplimiento de las compensaciones por parte de Emgesa, la problemática de los pescadores artesanales, el atraso en el desarrollo de los proyectos productivos y la demora en la construcción de los distritos de riego.

Una ñapa, que entendemos los opitas: los políticos se hacen elegir con unas frases de campaña. En el ejercicio del cargo se consolidan ellos y su entorno con otros motes: El gobernador matraca e incluyente, el alcalde pirómano, Lara-difuso, secretario manilargo, viejo paticaliente, Mónica Yulitza.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.