Catatumbo: reto a la presencia diferenciada del Estado

10 de septiembre del 2013

Por: Aleida Pabón Alvarado  Profesora de cátedra del Cider Las protestas del Catatumbo presentaron un cúmulo de reclamos y exigencias que se vienen haciendo desde hace más de una década y que, en el sentir de sus pobladores, no han sido resueltas ni por los gobiernos de turno ni por el Estado. Sin embargo, a […]

Por: Aleida Pabón Alvarado 

Profesora de cátedra del Cider

Las protestas del Catatumbo presentaron un cúmulo de reclamos y exigencias que se vienen haciendo desde hace más de una década y que, en el sentir de sus pobladores, no han sido resueltas ni por los gobiernos de turno ni por el Estado. Sin embargo, a pesar de la especificidad de sus necesidades y propuestas, permiten plantear algunos elementos para la construcción de una respuesta estatal y gubernamental más efectiva y coherente ante las múltiples e imperiosas penurias regionales.

El Catatumbo, como otras regiones del país, se ha hecho visible a la opinión pública a través de la intensa conflictividad en las últimas décadas, como el Sur de Bolívar o del Cesar, Arauca, Meta, Caquetá, Putumayo, entre otras. Son zonas de una gran riqueza ambiental, con inmensas extensiones de reserva forestal y/o parques nacionales naturales; zonas que han tenido un proceso de población no dirigido por el Estado y caracterizado por la búsqueda de nuevas oportunidades, en el caso específico del Catatumbo, atraídos por las tempranas exploraciones petroleras de inicios del siglo XX.

Son también zonas con suelos que no tienen especiales potencialidades para cultivos productivos (legales) de gran escala, en comparación con otras regiones colombianas; además de ser territorios con escasa infraestructura y de muy pobre calidad para su población y dedicadas a actividades extractivas con bajos costos de producción y de transporte y alta rentabilidad: maderas, ganadería extensiva, petróleo, coca.

La principal exigencia de los pobladores del Catatumbo es la constitución de una Zona de Reserva Campesina (ZRC), que respaldaría la economía campesina como modelo productivo y sostenible para la región y sus habitantes, incidiría en la soberanía y seguridad alimentaria y en la autonomía de los pobladores para decidir sobre el territorio de manera más directa y determinante.

Este punto se inserta en las discusiones (nacionales y regionales) sobre lógicas económicas y proyectos (productivos o extractivos) para el país y para las regiones, y plantea la necesidad de escenarios donde la población se posicione como actor reclamando su propia vocería, diferenciada de la estatal, política y empresarial. Escenarios donde van a confluir intereses y dinámicas globales y locales, donde, entre otros temas, se deberían discutir los costos y externalidades de las decisiones que se tomen.

Son escenarios donde también se puede identificar la presencia diferenciada del Estado; es decir, las diferentes configuraciones de arreglos institucionales en las regiones: el funcionamiento, la organización y las acciones emprendidas por entidades estatales, así como la forma e intensidad de la participación de diversos actores y el establecimiento de sus roles y pesos específicos en lo local. Vistos también como las reglas bajo las cuales los actores que hacen parte de este marco institucional regulan sus intercambios y negociaciones, entender dichos arreglos puede aportar a una mejor comprensión de la presencia diferencial del Estado y a las factibles formas de afectarla y modificarla, en beneficio de la región y de las problemáticas que afronta.

Pone también en evidencia la ambigüedad y los diversos intereses de y en los distintos niveles de gobierno sobre ciertos temas sobre los que hoy no hay posibilidades de discusión y concertación conjunta: espacios grises en las lógicas económicas que deberían guiar al país y a las regiones; vacíos y debilidades en la normatividad y en la legislación (instituciones formales); necesidad de fortalecimiento de los procesos de descentralización y autonomías regionales, entre otros. Puntos que a su vez generan más preguntas para la reflexión: ¿qué reglas se acuerdan o construyen en estos arreglos?, ¿qué actores hacen parte de ellos?, ¿cuál ha sido su trayectoria?, ¿cómo incidir en ellos y modificarlos?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO