Colombia, con “eyaculación” precoz…

7 de septiembre del 2019

Por Ignacio Arizmendi.

Colombia, con “eyaculación” precoz…

“¿Qué es la eyaculación precoz?”, preguntó, asombrada, una encantadora señora de 96 años, a su hija, luego de ver en su casa el aviso de una campaña alrededor de ese y otros temas de salud que una organización viene haciendo en la prensa. Más asombrada quedó la hija… La pregunta es perfectamente válida, flotare en los labios que flotare, y puede contestarse diciendo que es la expulsión seminal súbita por parte de muchos varones que no pueden controlar el reflejo eyaculatorio, fenómeno susceptible de aparecer a cualquier edad, debido a varias causas, entre ellas la ansiedad.

Si bien el tema de esta columna no es la eyaculación precoz (EP) propiamente dicha, sirve de pretexto para darle un uso figurado, repito, f i g u r a d o, y aplicarlo al agitado mundo de la política colombiana de las últimas semanas.

¿En qué consiste, entonces, eso de Colombia con “eyaculación” precoz? “En la expulsión visceral súbita por parte de muchos varones y mujeres que no pueden controlar el reflejo imprecatorio contra el expresidente Álvaro Uribe, fenómeno susceptible de aparecer a cualquier edad, debido a varias causas, entre ellas la ansiedad”… Se traduce en valerse de hechos relevantes o tontos para enardecer los ánimos antiuribistas de las mingas y turbas, custodiadas por la social bacanería capitalina y los brazos regionales de la mano roja. Imputaciones y reacciones que les producen un gozo especial y agitado, cual eyaculación, al abonar el terreno que explique a posteriori un magnicidio.

Ello hace entendible que, semana tras semana, los miembros de esta gran alianza de medios, redes, periodistas, caricaturistas, analistas, académicos y dirigentes de distinto corte actúen como teas incendiarias y disparen contra Uribe por toda clase de motivos: la invitación que la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez hizo a Ivanka Trump, la irresponsabilidad de un tuitero al amenazar de muerte a varios periodistas antiuribistas, la suspensión de emisiones de Noticias Uno debido a problemas económicos dizque originados por la influencia del expresidente en empresas que anunciaban allí, los asesinatos de los llamados líderes sociales, la declaración de guerra de Iván Márquez y compañía, la fuga de Santrich, las directrices internas de las Fuerzas Militares hacia nuevos falsos positivos, la corrupción en las Fuerzas Armadas, el desempleo. ¡Incluso que los chicos de la prensa no pudieran fotografiar a su exministro Andrés Felipe Arias cuando regresó deportado al país!

Los antiuribistas furibundos, ansiosos y de todas las edades, expulsan sin contención todo lo anterior, y mucho más, porque tienen a Uribe como el enemigo público número uno. Cosa nada nueva: en el portal Rebelión, de las Farc, del 23 de enero de 2005, ya lo había graduado de tal el profesor comunista alemán Heinz Dieterich, al referirse a Uribe como “el enemigo público número uno de los pueblos, de la democracia y de la integración bolivariana de la Patria Grande” (www.rebelion.org/noticia.php?id=10419). Pensamiento que recogió sumisamente el hoy fugado Iván Márquez, quien, el 5 de febrero de 2014, afirmó en La Habana: “No se les olvide que Álvaro Uribe es el enemigo público número uno de la paz en Colombia“ (cfr. en Google).

Al tratarlo de enemigo público número 1, y señalarlo como responsable o corresponsable de los problemas grandes y pequeños de este país, no pocas personas lo creerán y sentirán rabia y odio y querrán pasar a las vías de hecho. ¿Qué puede presentarse? Algo parecido a lo de Francia durante las primeras décadas del siglo 19, tras la llegada al trono del rey Luis Felipe, de quien el populacho republicano hacía dibujos al carbón en las paredes para luego usarlos como blanco de sus armas. En dieciocho años de reinado se registraron diez atentados… Proyectado el fenómeno en Colombia, mañana veremos fotos y dibujos de Uribe en las calles y paredes y habrá quienes les disparen. Sin embargo, nadie sabe qué suceda pasado mañana.

Como son mayoría en Colombia los medios, periodistas, académicos, “investigadores”, analistas, etc., que profesan al exmandatario o a sus planteamientos un odio feroz que eyaculan con causa o sin causa, no es necesario ser un Newton para señalar su parte en lo que pueda ocurrir. Reconociendo, por supuesto, que tienen todo el derecho a cuestionar con dureza al expresidente cuantas veces quieran o necesiten, escenario en el que hoy, por desgracia, escasea la crítica respetuosa a las cosas de Uribe, la increpación sin gritos, la objeción basada en la verdad.

INFLEXIÓN. Con todo, algo debe decirnos la reflexión del científico francés Pierre Joliot-Curie, nieto de Pierre y Marie Curie: “Los temas de moda son, por definición, temas del pasado”… (El País, Madrid, 18ene2013).

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO