Colombia y Venezuela un destino unido

20 de marzo del 2018

A pesar de vivir realidades comunes pareciera que vivimos de espaldas el uno con el otro.

Colombia y Venezuela un destino unido

Pocos países en el mundo tienen tanto en común como Colombia y Venezuela. Sin embargo, y a pesar de compartir una frontera terrestre de más de 2000 kilómetros, así como héroes y batallas en los respectivos procesos de independencia, hoy en día también comparten una historia de diáspora y ayuda.

Durante años numerosos colombianos emigraron a Venezuela escapando de la violencia y de la miseria, pero hoy ocurre lo contrario y son los venezolanos los que buscan refugio en el hermano país huyendo de la miseria que los azota en un régimen que se auto calificó como el “socialismo del siglo XXI”.

Sin embargo y a pesar de vivir realidades comunes pareciera que vivimos de espaldas el uno con el otro. Por un tiempo los venezolanos se desentendieron de los dolorosos y cruentos conflictos que ocurrían en diversas partes de Colombia y los colombianos ignoraron, por demasiado tiempo, la gravedad para ambos países de lo que significó el entronamiento del régimen chavista en Venezuela.

Tal vez hubo quienes pensaron que eso iba a ser un fenómeno pasajero y que, como dicen los norteamericanos, el negocio iba seguir como siempre. Basta recordar que en vigencia el pacto subregional andino el intercambio entre ambos países llegó a alcanzar una cifra importante de más o menos 8000 millones de dólares.

Ese error de óptica fue muy grave, porque no sólo el comercio entre ambos países, casi desapareció, sino que los objetivos políticos del chavismo eran los mismos del Foro de São Paulo, en el que participaba de manera activa las FARC.

Hoy se debe reconocer que en un despertar tardío, pero no por ello menos oportuno, Colombia no sólo acoge con generosidad el peso de la ingente emigración venezolana, sino que empieza a entender los peligros de un modelo político basado en unas premisas supuestamente emancipadoras de los sectores más pobres de la sociedad, pero que en la realidad lo que ha logrado es no sólo empobrecerlas aún más y sumar a más sectores en un estado de pobreza crónica; con ingresos de apenas 7 dólares mensuales para un 70% de la población .

Colombia y una Venezuela que logre superar esta terrible crisis económica, política y social, podrían verse de frente y desarrollar juntos una alianza profunda que les permitiría a ambas naciones ser un extraordinario polo de desarrollo en nuestro hemisferio. Hay mucha complementariedad inexplorada y un dinamismo que puede asegurar una competitividad a nivel mundial.

Esperemos que como decía Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mayor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progreso. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO