Colombianos vergonzantes

10 de febrero del 2016

¿Realmente necesitamos un mejor país?

La política es una de las profesiones más bellas y gratificantes, sin embargo, también es una de las más difíciles, retadoras, y en países como el nuestro, hasta riesgosa.

Tener la posibilidad de conocer los diferentes municipios de mi departamento, sus paisajes, ríos, carreteras y caminos, es una gran bendición, pero tener la posibilidad de conocer y compartir con gente buena y trabajadora, es invaluable.

Recibir el abrazo, el beso y la palabra agradecida cuando decimos lo que otros no pueden decir, o cuando podemos gestionar o ayudar a cambiarle la vida a un ser humano, una familia, a una comunidad o a un pueblo, es la gasolina que alienta a seguir día a día en la lucha incesante que supone tener la enorme responsabilidad de la representación del pueblo.

En la política, como en toda actividad humana, hay gente buena, honesta y trabajadora, también hay gente mala, corrupta y egoísta.

Tomé la decisión de aprovechar este espacio para dejar por un momento los temas de actualidad: el proceso de paz, la economía, la salud, y tantos otros de interés nacional para invitarlos a hacer una pequeña reflexión que nació de un familiar muy querido, y que fue discutida por un nutrido grupo de líderes y visionarios – no políticos- colombianos trabajadores, amas de casa, estudiantes, entre otros.

Muchos afirman que en Colombia lo que necesitamos es un mejor país, pero ¿Realmente necesitamos un mejor país? ¿Será que no son suficientes dos hermosos océanos, tres cordilleras, los Llanos, innumerables ríos, incalculable biodiversidad, petróleo, oro, etc.?

La conclusión de este grupo de sabios es que no necesitamos un mejor país, Dios nos dio el mejor, necesitamos, y con urgencia, mejores colombianos.

Necesitamos estudiantes disciplinados que estudien y aprendan en conciencia, que no copien en los exámenes, que se esfuercen por aprender y aplicar lo aprendido, que entiendan que son privilegiados y que desde su campo de acción hagan lo mejor por Colombia.

Necesitamos ciudadanos que no se ‘colen’ en los sistemas de transporte masivo, que reciban el cambio exacto y no se queden callados cuando el tendero se equivoque y les devuelva más, así como conductores que respeten las normas y señales de tránsito.

Necesitamos empresarios honestos que paguen sus impuestos, que inviertan en sus empleados, que respeten sus derechos laborales, que elaboren más y mejores productos.

Necesitamos ser mejores políticos, pensar en el bien colectivo y no en el individual, ser honestos, propositivos, disciplinados, amorosos, apasionados y justos.

Necesitamos mejores periodistas, cuyo único interés sea informar con la verdad, que generen opinión, que no se vendan por pauta, que no impongan su verdad y que permitan que los ciudadanos saquen sus propias conclusiones. Así podríamos pasar por todas las profesiones, grupos poblacionales, actividades, etc.

Lo anterior no quiere decir que no tengamos en Colombia gente buena, quiere decir que necesitamos más gente comprometida con Colombia, menor egoísmo e individualismo, más construcción de Patria, más acción y menos queja, más amor y menos odio.

Todos podemos hacer un poco más, pensar en los demás, dejar de ser colombianos vergonzantes para ponernos manos a la obra y ser colombianos ejemplares.

Representante a la Cámara

@sanvalgo

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO