Menos redes en la Antártica

Menos redes en la Antártica

18 de julio del 2018

Con el rostro visible y comprometido del afamado actor español Javier Bardem – quien estuvo a inicios de año en el rompehielos Arctic Sunrise de Greenpeace navegando y bajando a las profundidades de las aguas antárticas- y el apoyo de casi dos millones de personas en el mundo, incluyendo miles de colombianos, el 85% de la industria del krill acaba de anunciar su compromiso a no pescar cerca de los ecosistemas frágiles del continente blanco.

Se trata de un triunfo enorme en la protección de las aguas de esa región y en el intento por conseguir en la zona la creación del que será el mayor santuario marino del mundo, el cual se ubicará en el área del Mar de Wedell.

El compromiso anunciado por los pescadores de krill –base alimenticia de buena parte de la fauna de la zona-, además creará áreas de “amortiguamiento” alrededor de ecosistemas especialmente delicados y frágiles, con radios de protección de hasta 40 kilómetros alrededor de las colonias de pingüinos.

Foto: Greenpeace

La noticia es una muestra clara de que la cooperación entre científicos, gobiernos, industria, ciudadanía y grupos de conservación es posible de que, si es que cada instancia asume su cuota de responsabilidad en el cuidado del planeta, sí es posible conseguir avances relevantes y esperanzadores para la salud del planeta.

Y, de manera especial, de los mares, respecto de los cuales los científicos han planteado que es necesario proteger, al menos, un 30% de ellos a fin de mantener en equilibrio el delicado estado de salud que presentan en la actualidad.

Respecto de la Antártica y la decisión de la industria de pesca del krill de limitar su área de acción, ésta resultará clave en la reducción en los impactos a la biodiversidad en la zona, de manera especial en la protección de pingüinos, focas, ballenas y otras especies marinas que hoy están siendo arrinconadas por una industria que ha llegado a insternarse a estas aguas lejanas y que hace rato ya dejaron de ser lo prístinas y vírgenes que suponíamos.

En Greenpeace estamos convencidos de que este anuncio es un paso visionario que debería ser seguido por más grupos de pesca comercial en esa región y en todo el mundo.
Por lo menos, por ahora, habrá menos redes y más krill en la Antártica. 

Estefanía González
Coordinadora de la campaña por la protección del Océano Antártico en Greenpeace.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.