Compromiso Colombia, una estrategia de la Contraloría para generar confianza, cercanía y participación y no asustadurías

12 de diciembre del 2019

Por: Enrique Herrera.

Compromiso Colombia, una estrategia de la Contraloría para generar confianza, cercanía y participación y no asustadurías

Las instituciones deben dar confianza. Producir confianza. Respetabilidad también. Además, deben legitimarse así mismas con sus resultados y sus procedimientos. De esta forma se cree o se descreen de ellas. Una cosa es clara, si las instituciones son disfuncionales, es bastante probable que sus políticas públicas también terminen siéndolo.

Y como el mundo cambió, ya no es el vertical, sólido, rígido y poco cambiante de los siglos anteriores sino que ahora es dinámico, global,  líquido a lo Bauman, funciona en redes, en la interacción y en la inmediatez de la internet. Por lo mismo es necesario o mejor, casi obligado para las instituciones,  la articulación. Hoy día las entidades no son tan poderosas como antes y cada vez tienen menos capacidad para resolver, por sí solas, los problemas cotidianos.

Eso lo entendió el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba Larrarte, al idear la estrategia “Compromiso Colombia”, plasmarla en la resolución reglamentaria 027 de abril de 2019  y lanzarla en junio de este año.

Compromiso Colombia  procura un control fiscal participativo, cercanía con la ciudadanía, articulación con las entidades públicas y crear confianza entre los actores que hacen parte del programa. También es una herramienta para destrabar proyectos inconclusos. De hecho le  ha puesto la lupa a 4.86 billones de pesos en contratos que presentan diferentes tipos de dificultades y que ponen en riesgo su finalización. En este contexto, Compromiso Colombia ha logrado que $235.000 millones en obras no se conviertan en elefantes blancos en cinco departamentos.

Por otra parte, es mejor estar cerca que lejos de la Contraloría y  eso lo creyó entre otras la Agencia de Desarrollo Rural, ADR, la cual se montó en la estrategia,  y en articulación con entidades públicas del orden territorial y con el acompañamiento de la ciudadanía y la facilitación del Contraloría se logró que los municipios de Albania, Distracción, Maicao, Manaure y Riohacha en La Guajira, tengan en servicio 20 pozos profundos en los cuales se invirtieron más de $8.000 millones de pesos y que presentaban todos ellos problemas en su terminación y entrega. También se logró que más de 4.106 indígenas Wayúu se beneficiarán de riego y calmarán su sed.

Este programa es una forma de trabajo conjunto en la que la en un acta de compromiso –la cual no la firma la contraloría por su papel de facilitador, auditor y acompañante de la ciudadanía- se caracteriza el problema, sus costos, se establecen tiempos y se designan tareas y responsables y se busca construir confianza y trabajar coordinadamente.  Es, también una forma de salvaguardar los dineros públicos porque muchos más ojos están viendo el manejo de los mismos.

El reto es grande y nada fácil pero la estrategia es buena porque busca la acción colectiva, la participación de muchos y el trabajo en entornos colaborativos  porque en esto de combatir la corrupción, el narcotráfico y la economía ilegal y la criminal hay que recodar q los Lobos siempre van en manada.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO