Las 10 claves para mejorar la movilidad de Bogotá

5 de septiembre del 2019

Por Mafe Rojas.

Las 10 claves para mejorar la movilidad de Bogotá

La movilidad de la ciudad es un tema complejo e interdisciplinario. Su problema de fondo no se resuelve con hacer vías, aunque construirlas es necesario.

Según el índice INRIX Global Traffic, a nivel mundial, Bogotá es la ciudad donde más horas se pierden en transporte, un dato dramático. La siguiente alcaldía recibirá esta herencia y tendrá que combinar respuestas rápidas con avances estructurales que tomarán más tiempo.

La calidad del transporte en el sistema troncal (buses rojos) ha empeorado y los consabidos problemas de los buses azules persisten: no hay claridad sobre el recorrido de las rutas y los puntos de parada, se presentan demoras excesivas que llegan a los 40 minutos, haciendo para muchos inviable el uso de este medio de transporte. El sistema en general sigue perdiendo usuarios y las tarifas aumentaron 33.3% en las troncales y 46.6% en los azules. Tampoco se hace honor al nombre del SITP, que de integrado tiene muy poco.

Para mí este tema ha sido prioritario y desde el Concejo de Bogotá he advertido de los problemas y he planteado muchas soluciones que han sido ignoradas. A continuación, presento un paquete de propuestas estratégicas en movilidad para los próximos cuatro años.

1. Metro, metro y más metro:

Se requiere una red robusta de metro como eje de la movilidad. No existe en el mundo una ciudad con una población similar a la de Bogotá con una buena movilidad sin red de metro. Es necesario empezar la primera línea, extenderla y dejar terminados los estudios para contratar la segunda.

2. Regiotram:

La integración con la región es muy importante, diversificar las alternativas de movilidad y sacar provecho a los corredores férreos de la ciudad es clave. Bogotá debe apoyar la construcción del Regiotram de occidente, que ya inició el proceso de licitación, y ayudar a estructurar y financiar la línea del Regiotram norte, así como buscar alternativas para la realización del Regiotram sur.

3. Darle un respiro a Transmilenio:

Aunque es muy impopular, la realidad es que es necesario invertir en Transmilenio, pero con otro enfoque, no para añadir más usuarios al ya saturado sistema, sino para mejorar el servicio a los usuarios actuales.

Extender la Troncal Av. Cali del Portal Américas al sur, la troncal 80 y la Suba al occidente; llevar la troncal Caracas hasta el portal Usme, para descongestionar portales y reducir tiempos de viaje en alimentadores.

Propongo usar articulados duales (puertas en ambos costados) para circular en aquellas zonas de las troncales que no están saturadas y así generar nuevas conexiones. Por ejemplo: una ruta que salga del Puente Guadua, tome la troncal calle 80, luego la Av. Boyacá para finalmente tomar la troncal de la 26. Algo similar puede hacerse en la troncal Suba tomando la calle 127 y en algunas más.

Poner a operar rutas directas entre portal Norte y Suba, y entre portal Norte y Calle 80, con buses duales.

4. Bici pública y rutas universitarias:

La insistencia en que el Sistema de Bicicletas Públicas sea auto sostenible, básicamente pagado con tarifa al usuario, ha frustrado en tres ocasiones este anhelo ciudadano, y el piloto que operaba exitosamente fue desmontado por Peñalosa. Para el 2023 debemos tener mínimo 5000 bicicletas públicas integradas al SITP, en esquemas de alimentación del sistema de transporte público y masivo. Se requiere una cofinanciación pública para garantizar su permanencia en el tiempo.

Establecer en asocio con las universidades circuitos peatonales y de bicicleta hacia los campus desde puntos de llegada del transporte masivo o zonas residenciales inmediatas.

5. Andenes de verdad:

Retomar y ampliar el programa de RAPS: Redes Ambientales Peatonales Seguras, que permite intervenciones eficientes para que los ciudadanos prefieran volver a caminar en las zonas de centralidad, en los barrios y disfrutar la ciudad.

Establecer un plan de acción inmediato para mejora de andenes y plazoletas en el Centro Histórico.

Incorporar lineamientos de ecourbanismo y  diseño de adaptación al cambio climático.

6. Vías claves:

Hay una serie de vías claves para la ciudad que son factibles de construir o contratar en los siguientes 4 años (muchas ya tienen factibilidad y algunas de ellas también diseños):

  • Acompañar a la Nación en el proyecto de la ALO de la calle 13 al sur. Se excluye cualquier posibilidad de hacerla sobre la reserva van der Hammen, que debe ser preservada y reforestada.
  • Extender la Av. Las Américas al occidente.
  • Ampliación a doble calzada de la carrera 24 entre calles 53 y 45.
  • Velar por la pronta y efectiva construcción de la Vía Tintal-Alsacia-Bosa ya adjudicada (a la que se le cambió el nombre por Av. Guayacanes).
  • Carrera 58 (Av. Las Villas) entre calles 147 y 153.
  • Ampliación de la Carrera Décima desde calle 35 sur hasta la diagonal 38 sur.
  • Ampliación de la Carrera 7ma entre calles 182 y 200.
  • La Alameda de la calle 7 entre Carrera 10 y Avenida Circunvalar.
  • Apertura de la Circunvalar entre Avenida Comuneros y Avenida Hortúa.
  • Al occidente, implementar algunas mejoras importantes en la calle 38 sur, la Avenida Ferrocarril de Occidente abajo de la carrera 100, o la Avenida Industrial.
  • Reconstrucción y ampliación a doble calzada de la Av. La Victoria, antigua Vía al Llano en San Cristóbal.

Garantizar un programa de conservación de vías y andenes de largo plazo, que no implique el desgaste administrativo de contratar año a año, lo cual genera tiempos muertos.

7. Cables aéreos:

Bogotá priorizó 8 cables aéreos. El primero, el de Ciudad Bolívar ya está operando. Deben continuarse el de San Cristóbal (desmontado por Peñalosa pese a contar con los recursos de financiación asegurados en su momento) y el del Norte, en el sector de Cerro Norte y El Codito. Avanzar en las factibilidades de dos cables más.

8. Revivir los carriles preferenciales:

En los últimos años los carriles preferenciales han sido olvidados. Mejorar la segregación visual, el estado de la vía, los paraderos, reorganizar las rutas y hacer intensivas campañas de cultura ciudadana son claves para potenciar esta herramienta.

9. Crear un programa de obras pequeñas de rápida ejecución en la infraestructura vial y de espacio público para resolver puntos de congestión. Esto permitiría corregir radios de giro, ampliar carriles en orejas o hacer conexiones menores de vías intermedias o locales, por ejemplo.

10. Cumplir los compromisos de la hoja de ruta hacia el transporte de cero emisiones, acuerdo aprobado por el Concejo del que participé como coautora. En los próximos cuatro años se debe priorizar la entrada de buses eléctricos al sistema zonal y troncal y potenciar el piloto de taxis eléctricos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO