Con un pie atado

8 de julio del 2019

Opinión de Carlos Salas

Con un pie atado

Luego de la expectativa de lo que pudiese ocurrir en la encerrona en Hato Grande y sintiéndome un tanto decepcionado al leer las conclusiones de ese encuentro, me puse a pensar acerca de lo que está pasando con el presidente Duque, cuando lleva casi un año gobernando un país tan complejo como Colombia. A mi mente llegó la imagen de uno de los Kuroi, las extraordinarias esculturas arcaicas griegas que representan a un hombre joven con su pie derecho hacía adelante, lo que le da la impresión de movimiento, y que los romanos acostumbraban encadenarle el pie izquierdo para que no se fuera a ir durante la noche. Con esta imagen creo entender las actitudes de este joven presidente que mira hacía el futuro mientras que lo acontecido en el país, en su pasado reciente, lo mantiene inmóvil. Por más que quisiese avanzar, la terrible herencia que recibió de Santos es la cadena que no lo deja marchar como él y todos quisiéramos.

Se ha hablado mucho sobre las barbaridades cometidas durante los ocho nefastos años de Santos como presidente ilegitimo de Colombia y cada día aparecen nuevos y claros indicios de corrupción, mal manejo de los dineros del Estado y entrega del país al narcocomunismo. Aunque muchos creíamos que un cambio inmediato y contundente se vería desde el mismo 7 de agosto del año pasado, cuando se posesionó Iván Duque, no perdimos la fe ni el optimismo, cuando vimos que no fue así, porque comprendemos que Duque tiene un pie atado y que cuando logre romper esa la cadena va a comenzar la marcha que conducirá al país hacía un futuro de prosperidad y verdadera paz.

Ahora me permito especular, desde mi ignorancia e ingenuidad, en la manera como el presidente Duque podría romper esa maldita cadena. Les comparto el fruto de mi especulación:

  1. Denunciando a Santos. El gobierno sabe perfectamente sobre los intríngulis de corrupción y es su deber denunciarlos ante la fiscalía. Pero no hay Fiscal…
  2. Proponer una terna para Fiscal que garantice que no seguirá imperando la impunidad en los casos de corrupción del gobierno pasado. Pero Duque no nombra terna si la Corte no ha nombrado sus magistrados…
  3. Ponerle estate quieto a los magistrados de las Cortes que han sido participes en la corrupción o cómplices con los corruptos. Pero los corruptos siguen en el Congreso, en las Cortes y hasta en el gobierno…
  4. Inmediata depuración de las Cortes, el Congreso y el Ejecutivo. Pero es que estamos en una democracia…
  5. Entender que no se puede gobernar con el lastre dejado por un gobierno inepto, corrupto y dilapidador de los dineros públicos. Pero el presidente no tiene facultades que le permitan actuar contra los tres poderes…
  6. Nada impide al presidente hacer públicos los actos de corrupción de los tres poderes. Si lo hiciera tendría que enfrentar la furia de magistrados, congresistas y miembros del gobierno pero obtendría el apoyo popular.

Con el apoyo popular podría el presidente Duque poner a sus ministros a trabajar con fortaleza y hacer los cambios que considere necesarios dentro del gabinete -o ¿por qué no? nombrar uno nuevo- y emprender la lucha frontal contra el narcotráfico, contra los narcoterroristas de las FARC, ELN, EPL y las bandas criminales. Fumigación inmediata, extinción de dominio exprés, lucha contra el lavado de activos, expulsión de extranjeros involucrados con el narcoterrorismo, fin de la minería ilegal, cárcel para los corruptos del gobierno pasado, recuperación de los dineros robados, etc. , etc.

Soñar no cuesta nada…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO