El senador que acosaba policías

El senador que acosaba policías

18 de febrero del 2016

Son varios los congresistas homosexuales pero no todos resultan agresivos ni están en plan de permanente conquista en el Capitolio. Hubo uno procedente de Armenia tan violento que lo señalan de haber desaparecido un niño, que ya dan por muerto.

Sin embargo, por lo menos un senador asedió a un policía de su escolta, al punto de que le fueron retirados de su esquema de seguridad. Los uniformes, al parecer, le disparaban la líbido.

Las afirmaciones del senador Hernán Andrade agitaron nuevamente las aguas. Dijo el congresista huilense que siendo presidente del Senado fue requerido por el director de la policía, el general Naranjo, para que le llamara la atención a un senador lujurioso que acosaba a uno de sus agentes. Andrade se negó a suministrar el nombre, pero después anunció que presentará la denuncia correspondiente.

¿Quién es el congresista conminado a guardar distancia con sus subalternos y a evitar coqueteos homosexuales?

Todas las miradas se dirigieron inicialmente al entonces senador Efraín Torrado, quien no oculta su condición sexual. Alguna vez lo describí con rodeos y circunloquios (cincuentón, solterón, con dos hijos adoptados) y cuando nos vimos me protestó con los brazos en jarras: ¡tantas vueltas para decir que soy marica¡

Sin embargo, parece que Torrado no es el personaje que motivó la queja del ocupado general Naranjo.

Tengo información de buena fuente que es un congresista de Cundinamarca, conservador, que primero fue concejal de su pequeño pueblo, después diputado y llegó a la Cámara, para después consagrarse como senador con una buena votación. Antes era un gordo mofletudo pero hoy ha perdido buenos quilos. Su nombre es –vaya sorpresa- Milton Rodríguez Sarmiento.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.