Conversemos de Paz, pero…

8 de julio del 2016

Valores trastocados y un sentimiento de venganza de tantas víctimas.

Siempre y cuando comencemos por el principio, quiere decir, por las causas iniciales que originaron la guerra, el conflicto.

Recuerdo que cada vez que se le preguntaba a "Manuel Marulanda", siempre hacía referencia a los marranos, gallinas y animales que tenenía y que, con los bombardeos del gobierno Valencia perdió allá en Marquetalia como respuesta oficial a los reclamos que hacían como liberales.

Creo que ese proceder sigue vigente y todos los reclamos terminan con presencia de la fuerza pública llámese soldados, marineros, pilotos militares, policías o sus ya famoso ESMAD utilizando la violencia contra civiles manifestantes.

Pero bien vale la pena conversar para decirles a unos y otros que la experiencia nos dice que imponer ideas a la fuerza solo deja desolación, amargura, muertos que no volverán y un sentimiento de frustración inconmensurable.

Tiempo perdido. Vidas perdidas. Valores trastocados y un sentimiento de venganza de tantas víctimas.

Por ello conversemos pero hablando con la verdad, que todos sepamos de ella y nadie pose de inocente a sabiendas que algo o mucho de culpa tiene.

Sin verdad sería una conversación inútil. Sería querer culpar al otro de todo, cuando sabemos las causas que son muchas comenzando por la injusticia, inequidad, irrespeto, abuso de unos con poder político o económico contra otros que nada tienen.

Que bueno conversar para conocer lo sucedido desde diferentes puntos de vista, de diferentes análisis que sirva la conversación para corregir y no repetir. Conversemos sobre la base de la verdad, la verdad de todos los que originaron los motivos que nos llevó a la violencia y continuar en ella, a pensar que a través de las armas ni unos impondrían sus pensamientos y los otros tampoco.

Sin tapujos, sin doble moral conversemos de Paz para ver si algún día podremos vivir sin matarnos, sin agredirnos, sin pasar por encima del otro, actuando con justicia, haciendo que los tres poderes cumpla a plenitud su función y los medios de comunicación cumplan igualmente su función de informar y formar.

Conversemos pero con ánimo constructivo, con ideas de inclusión social, con un pensamiento de justicia social verdadero para que todos nos sintamos orgullosos de nuestra patria y todos respetemos los Derechos y Deberes.

No podemos seguir con el engaño ni posando de que somos los buenos y los demás los malos. Posar de ser los mejores cuando sabemos que todos somos culpables no nos lleva sino a seguir cometiendo injusticias.

Después de tantos años de conflictos son muy pocos los que nada tienen que ver. Los vicios y malas costumbres hicieron carrera y permearon casi todo. Por acción u omisión tenemos culpa.

Conversemos pero de cara a la verdad sin máscaras, recociendo cuan bajo hemos caído y como llegamos a tal degradación, descomposición de la sociedad, de los malos gobiernos y de una corrupción que nada respeta incluyento la vida humana.

Si es para corregir, bienvenida la conversación, pero si es para volver a engañar, mejor dejemos así.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO