Corrupción en Colombia: ¿quién es el verdadero culpable?

23 de enero del 2019

Opinión de Rodrigo Bustos

Corrupción en Colombia: ¿quién es el verdadero culpable?

Creer que la corrupción nace en el funcionario público no sólo es un sofisma, sino aún peor, significa la negación absoluta de nuestra realidad como país, un doloroso autoengaño.

Querer pensar en los múltiples problemas que tenemos como nación, siempre resulta una dolorosa catarsis, propia de los colombianos que buscamos un cambio. En este proceso, sin duda, la corrupción ocupa el principal problema de la realidad colombiana. Pero, ¿quién es el verdadero culpable?

Por generaciones, hemos sido testigos complacientes, ciudadanos inquebrantables, espectadores dúctiles que, soportando la corrupción en calidad de cómplices admiramos como el sistema carcome personas, instituciones y el futuro de la inmensa mayoría de los colombianos. Y es que creer que la corrupción nace en el funcionario público no sólo es un sofisma, sino aún peor, significa la negación absoluta de nuestra realidad como país, un doloroso autoengaño.

Pero, a qué le tememos.

Tal vez, en alguna parte de nuestra realidad sabemos exactamente la causa del problema, y es que, la democracia nos da la oportunidad de elegir, cuatrienio a cuatrienio, a nuestros gobernantes, empero, como país hemos sido inferiores a semejante responsabilidad.

El elegir libremente, significa un golpe mortal al imperio de la corrupción, y somos conscientes de ello, es el único momento en el que el ciudadano ejerce, con poder absoluto y soberano sobre el gobernante, su decisión. Sin embargo, en la configuración de un sin fin de dinámicas, se termina comprando y vendiendo el discernimiento de un gran número de personas en un proceso cíclico y vicioso.

Entonces, nos tememos a nosotros mismos, siendo los únicos responsables de esta agonizante patología.

Abrir nuestro espíritu para reconocer la verdad, es un indicio de mejoría o recuperación, pero también simboliza un llamado de alerta en contra de la indolencia. Y es que, la concientización en la unidad debe ser la base del cambio.

En el año electoral, como lo es este 2019, cada ciudadano colombiano tiene la opción de caminar hacia un país más transparente y más justo, depende de cada quien elegir bien y hacer pedagogía para que otros elijan bien. Y si, somos la piedra angular de nuestros problemas, pero también somos la solución, nunca en nuestra historia han sido tan necesarias la consciencia y la política.

“Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos”

Martin Luther King.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO