¿Cuál es la clave del Wifi por favor?

26 de septiembre del 2018

Por Nelson Cubides.

¿Cuál es la clave del Wifi por favor?

Cuando llegamos a un lugar lo primero que preguntamos es ¿tiene wifi? El Internet es una necesidad hoy día. La interacción ha adquirido un valor que nunca imaginamos, hoy, muchas tareas del ser humano se hacen por Internet, desde las cotidianas hasta los más complejos negocios.

Tanto es así, que actualmente hay una explosión del concepto de innovación colaborativa por Internet, donde un fabricante expone sus proyectos en foros, otros rediseñan y perfeccionan los prototipos y se genera todo un proceso de creatividad a partir de la cooperación, estos son los llamados markers, por ejemplo, la empresa 3D ROBOTICS crea drones a más bajo precio y con mejores diseños gracias a las ideas aportadas por todos sus seguidores a través de foros.

Tal vez la explicación de por qué somos más creativos e innovadores cuando estamos interactuando sea que nuestro propio cerebro funciona así, pues se ha comprobado, gracias a los adelantos en materia de imágenes cerebrales que ese órgano no actúa fraccionado o neuronalmente aislado, sino a través de lo que los científicos llaman interconectividad funcional, que explica cómo el cerebro humano funciona integrando cada una de sus partes y no por regiones segmentadas como se creía anteriormente.

“Como humanos, podemos identificar las galaxias que están a años luz, podemos estudiar partículas más pequeñas que un átomo, pero todavía no hemos destrabado el misterio de las tres libras de materia gris que están entre nuestros oídos” señaló el presidente Obama mientras presentaba el proyecto de mapeo cerebral al mundo, en el año 2013.

Aún teniendo tanto por estudiar de nuestro cerebro, los adelantos que existen actualmente en materia de neurociencias, pueden contribuir a que las dinámicas de las aulas mejoren comprendiendo la forma como se aprende, un ejemplo de eso es la neuroeducación.

Mente y corazón

El aprendizaje así como la creatividad y la innovación se genera cuando hay una construcción mediada por la motivación. Lo tenían claro pedagogos tan prestigiosos como Piaget y Vygotsky y que hoy gracias a la neuroeducación entendemos que el aprendizaje debe estar mediado por la tecnología, la cooperatividad y la emoción.

Debemos entender que la información no es relevante, pues se encuentra en Internet, lo importante es “aprender a aprender”. Para empezar una verdadera “revolución educativa” es necesario cambiar no solo el método y la estructura del sistema sino cambiar la forma como se enseña.

Jose R Gamo señala que un concepto importante en la formación es generar una “mentalidad de crecimiento”, esto significa que debemos trabajar las emociones en los estudiantes, sus gustos, sus intereses y su inteligencia emocional. “Tú puedes no ser buen estudiante, pero si tienes una mentalidad de crecimiento mediada por la disciplina puedes llegar a tener un desempeño elevado, pero también puede pasar que eres un estudiante muy brillante con muchos talentos naturales pero si no hay una mentalidad de crecimiento sus desempeños pueden ser muy bajos”.

La huella de las emociones

La emoción mantiene alerta nuestro sistema cerebral, esto se explica en que las emociones son las sensasiones más primitivas del ser humano, este sistema emocional ayudaba a mantener a los primeros hombres alertas para la supervivencia. Para expertos las emociones se encuentran en el tallo encefálico, esto es el sistema límbico que según Goleman pone a “punto dos poderosas herramientas: el aprendizaje y la memoria”.

Múltiples estudios han concluido que las emociones dejan huella en la memoria. William James indica que las exposiciones emocionales fuertes parecen dejar una “Cicatrices en el cerebro” en sentido figurado. Esto nos indica que las emociones predisponen para la experiencia de aprender, nuestras emociones son como el wifi que nos conecta a un mundo de conocimiento, entonces ¿por qué no intentamos enseñar desde lo emocional? uno de los principales elementos para mover el cerebro a mi juicio es la emoción, y numerosas investigaciones así lo confirman.

Ambientes para aprender

El afamado científico Colombiano Rodolfo Llinas, quien tiene numerosos estudios sobre las capacidades cerebrales, señaló en la cumbre de lideres por la Educación 2018, realizado en Bogotá, que el “recreo es la mejor materia” pues “permite interactuar y aprender al intercambiar ideas” (Revista Semana). Esto Confirma lo que hemos venido diciendo, la interacción es la mejor forma de construir nuestros aprendizajes, mediado esto por la expectativa, en otras palabras, la emoción.

Según cifras del Banco Mundial en latinoamerica tenemos un escaso número de investigadores per capita comparado a otras regiones, mientras en Latino américa tenemos 540 científicos por cada millón de habitantes en países como Corea del Sur tiene 5 mil por cada millón.

¿Por qué no producimos científicos como en otros países?

En una nación donde se espera que sea la más educada de América Latina y pararelo tiene grandes dificultades de la calidad, debería haber un cambio no desde lo estructural solamente sino desde lo emocional. Debemos encontrar el modo de despertar la curiosidad en nuestros estudiantes, así como los jóvenes sueñan con ser un James y un Falcao, que muchos más se interesen por ser un Llinas, un Patarollo y un Reynolds, colombiano inventor del marcapaso externo.

Según la neuroeducación la curiosidad lleva a la emoción y predispone para el aprendizaje, esto se explica por ejemplo cuando leemos algo que nos gusta, lo recordamos mejor que cuando leemos algo que nos imponen.

Necesitamos eso en nuestras aulas, más lecturas por gusto y menos impuestas, necesitamos más alegría, “más recreo en las clases” y menos horas magistrales. En otras palabras necesitamos estudiantes felices para poder llegar a entender lo que señala Francisco Mora, español experto en Neuroeducación, “solo se aprende aquello que se ama” (Mora, 2013).

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO