Dar Bolillo sale caro

10 de agosto del 2011

La renuncia del director de la Selección Colombia, Hernán Darío “Bolillo” Gómez, es un claro ejemplo de lo que la sociedad unida puede desatar a favor de la protección de los derechos humanos, al cumplimiento de la ley, a la equidad y al rechazo de cualquier forma de violencia, sin acudir a esos mismo medios. […]

La renuncia del director de la Selección Colombia, Hernán Darío “Bolillo” Gómez, es un claro ejemplo de lo que la sociedad unida puede desatar a favor de la protección de los derechos humanos, al cumplimiento de la ley, a la equidad y al rechazo de cualquier forma de violencia, sin acudir a esos mismo medios.
¿Por qué no harán lo mismo, no seguirán el ejemplo de poner orden en casa las directivas del Partido Conservador con el señor Dionisio Araújo, quien casi a la fuerza, sin respetar los estatutos del partido, se autoproclamó candidato a la Alcaldía de Bogotá?

Algunos colombianos están acostumbrados a usar vías diferentes a la legalidad para conseguir sus objetivos, pasando por encima de todo el mundo, de manera figurada, “dando bolillo a diestra y siniestra”, para meter sus goles. Pues bien, que empiece su labor de árbitro el Partido Conservador para dar ejemplo, que tome el toro por los cuernos, no solamente sancionando al señor Araújo, si no, pidiéndole su renuncia, por el bien de una colectividad que no merece el show público que desató el autoproclamado candidato con una multitud que ingresó intempestivamente al recinto azul y tomó una bandera que realmente no le pertenece.

Hacer lo propio señores, lo que exige una sociedad cansada por el atropello de unos que creen tener el derecho de pisotear a quien sea y como sea, sin importar las consecuencias. Parece ser que a los señores Hernán Darío Gómez y Dionisio Araújo no les enseñaron modales en casa, a cumplir la ley, a respetar a otros ciudadanos y a acudir a las vías legales para hacer sentir sus opiniones, sin agredir, atropellar o insultar a quienes creen más frágiles. Y como ellos, existen “muchos bolillos” en Colombia, que deberían seguir el ejemplo, renunciar cuando no les queda ni un solo argumento para continuar en su cargo, porque han preferido acudir a la fuerza bruta para hacerse sentir o la han dejado desbordar ante sus ojos, sin reprobar dicha conducta.

Nota. ¿No tendrá también comportamiento de “Bolillo” quien por omisión deja pasar desapercibida la fuerza bruta y se conforma con “tremendos bolillazos”?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO