¿De dónde vienen los tiros?

16 de julio del 2012

El ministro Vargas Lleras se equivoca al asegurar que quien está urdiendo un complot en su contra para relacionarlo con grupos paramilitares y sacarlo de la escena política es el ganadero Santiago Uribe, hermano del expresidente Uribe. No conozco a Santiago Uribe, pero tengo la certeza de que los tiros contra Vargas Lleras vienen de […]

El ministro Vargas Lleras se equivoca al asegurar que quien está urdiendo un complot en su contra para relacionarlo con grupos paramilitares y sacarlo de la escena política es el ganadero Santiago Uribe, hermano del expresidente Uribe. No conozco a Santiago Uribe, pero tengo la certeza de que los tiros contra Vargas Lleras vienen de otro lado: la andanada obedece a un plan estratégico de alta filigrana y cálculo político.

Hace pocos días se reunió un delegado del Gobierno con un exmagistrado de la Corte Constitucional (íntimo amigo de Ordoñez) para solicitarle al letrado que sirviera de puente con el Jefe del Ministerio Público. La misión era hacerle saber al Procurador General que el Gobierno no se oponía a que el órgano disciplinario investigara las actuaciones de Vargas Lleras y que, contrario a lo que podría pensarse, el Gobierno era el más interesado en despejar las dudas que contra el Ministro se han venido ventilando.

El emisario también debía aclararle al Procurador que, aunque Vargas Lleras respaldara a Augusto Ibáñez a la Procuraduría, el candidato del Gobierno seguía siendo él. Sin obstáculos  políticos a la vista y con el  sustento legal de algunos testimonios, la Procuraduría procedió de conformidad.

¿Por qué el Gobierno del que hace parte promueve investigaciones contra Vargas Lleras? La respuesta es muy sencilla: Santos requiere sacar del camino a todo aquel que pueda significar un peligro para su reelección.

Hay dos formas de cumplir ese cometido: la primera es cooptando a sus probables contendores (la mayoría de nombres interesantes para una eventual aspiración presidencial hacen parte de la nómina del Gobierno) y la segunda es inhabilitándolos vía permanencia en el cargo o disciplinariamente en la Procuraduría

Santos sabe que los candidatos de Uribe difícilmente despegarán: Juan Lozano es una caricatura; Zuluaga es preparado, pero le falta reconocimiento, y así sucesivamente. Vargas Lleras es un candidato de peso, por su experiencia y trayectoria, y, si decide renunciar a tiempo al ministerio y oficializar su aspiración, es indiscutible que en la actual coyuntura, en la que varias regiones del país están sumidas en el caos de la violencia terrorista, las locomotoras de la prosperidad paralizadas por completo, la restitución de tierras a punto de colapsar y el liderazgo presidencial por el suelo, el Ministro de Vivienda sería el más duro contendor de Santos.

Así las cosas, Ordoñez será ternado por el Presidente para posteriormente ser reelegido como Procurador General, mientras Vargas Lleras se expone a una  sanción. Lo que definitivamente me parece improbable es que Santos tenga despejado el camino hacia su segundo mandato: cada día se le enreda más la pita. Las habilidades de tahúr de las que siempre ha hecho gala el Presidente no son suficientes en un ambiente enrarecido por la decepción producida por la falta de coherencia  y la casi nula capacidad de ejecución de las políticas públicas.

Para completar el oscuro horizonte del santismo, la situación de orden público en el Cauca es un déjà vu que nos recuerda los aciagos tiempos del Caguán. Miembros de la guerrilla en plena visita presidencial dando entrevistas a los medios a tan solo un kilómetro del casco urbano. ¡Qué pesadilla!

Las intenciones de Santos cada vez son más evidentes, como evidente es que el país se le salió de las manos.

La ñapa: Cuando un grupo de militares gringos de menor rango fueron acusados de violar y asesinar a una menor en una base colombiana, el Gobierno Americano los sacó automáticamente del país. En cambio, el General Santoyo tuvo que entregarse sin que mediara el menor reparo y sin que nadie del establecimiento le apoyara. ¿Qué clase de país entrega a un General de la República, sin analizar la conveniencia de semejante decisión? Santoyo conoce innumerables secretos de Estado. Su enjuiciamiento traerá graves consecuencias para la institucionalidad de Colombia.

abdelaespriella@lawyersenterprise.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO