Que país tan descuadernado

Que país tan descuadernado

23 de marzo del 2017

Nunca antes como ahora los supuestos dirigentes  políticos  tradicionales, gobernantes y directivos de grupos y empresas económicas ya conocidas y denunciadas, habían generado tanto desprecio y rabia a la mayoría de los ciudadanos que los consideran corruptos, ampones, miserables, atrabiliarios y dictadores que en nombre de las supuestas mayorías se han encargado de destruir el país y sus gentes, haciendo uso indebido de la carta política, las leyes, los tratados, contratos y normas que las violan y las acomodan en favor de sus mezquinos intereses, enriqueciendo sus arcas ilícitamente y violando los elementales derecho  de las gentes de bien y provocando todo tipo de guerras, violencia  y artimañas propia de clases dominantes arrodillada al imperio que además es dictatorial y miserable contra la ciudadanía decente de la patria, que es mayoría.

Las denuncias escalofriantes de los contratos de billones de pesos con empresas de consorcios de colombianos y extranjeros ganadas con pagos de altas comisiones, aportes a campañas presidenciales, parlamentarias, regionales, y coimas pagadas a través  de intermediarios  entre ellos varios funcionarios públicos ,gerentes de campañas , medios publicitarios y periodísticos ,asesorías, compra de votos, y líderes  menores, entre otros muestran el más alto grado de putrefacción de los dueños del poder  que durante tantos años han gobernado el país a sus anchas con contadas excepciones y que están militando o actuando  en  los dos bloques de poder que se debilitan: CENTRO DEMOCRÁTICO Y UNIDAD NACIONAL.

No solamente los dineros públicos corrompen, son también los aportes de grupos de narcotraficantes y terroristas que pretenden con sus sucios actos delictivos contribuir en su beneficio y perpetuar en el poder a los líderes  del mal que vienen siendo desenmascarados a través de redes sociales y organizaciones civiles que pese a las amenazas siguen con su tarea patriótica de impedir que estos hechos sigan ocurriendo a las luz del día con la complicidad, en algunos casos, de la fiscalía, sectores de la justicia y por supuesto por algunos gobernantes que están inmiscuidos en estos repudiables acontecimientos.

A pesar de los anuncios de la fiscalía, los jueces, las cortes, y altos funcionarios del régimen, de investigar, sancionar y meter a la cárcel a los responsables de los  delitos muchos de lesa humanidad, los habitantes de bien no les creen, son los mismos dicen, se arropan con la misma ruana, comen en el mismo plato, son nombrados o designados por lo mismo, se pagan favores, les produce pánico colectivo soltarse de las manos así se finjan ser opositores o enemigos ,pero cuando se trata de la misma oligarquía son una sola familia no importa el color, credo, o condición sexual. Corruptos UNIDOS a defender su interés común. Primero muertos que derrotados. Vamos  a ver…

La tarea para derrotarlos y extirparlos no es fácil. Son garrapatas pegadas a la piel buena, son tumbas de blanco, son gentes perversas que tienen sus artimañas para lograr escabullirse o esconderse,  son lobos con piel de oveja son bandas que asechan a toda hora, duermen por turnos, atracan con cuellos blancos y con armas asesinas, son ejercito sin reglas y normas y menos valores. Son enemigos de la democracia y el progreso. Pero son derrotables.  

El arma para ganarle es LA UNIDAD de los partidos, movimientos, sectores sociales y empresariales y las gentes buenas que son la inmensa mayoría, que en torno a un programa democrático y realizable escojan un candidato o candidata para que gane la presidencia en el 2018 y con todos se ponga en la gran tarea de salvar al país de las plagas que se lo consumen y destrozan.

Contra la unidad de la oligarquía corrupta, frente unido para triunfar de la ciudadanía decente.

Jaime Dussán

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.