Desescalamiento

30 de octubre del 2014

“El desescalamiento generaría efectos jurídicos nuevos en la negociación con las Farc”.

A menos de un mes de cumplir 25 años de impunidad en la masacre Avianca; una de las mas horrendas y cruentas que ha vivido la historia violenta de Colombia,-si no la más-, hace un par de semanas el presidente Santos y su séquito de negociadores en La Habana se han pronunciado sobre la figura del “Desescalamiento”.

La figura de desescalamiento de un conflicto armado presupone la existencia de una escalada terrorista y el incremento en las violaciones de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario por parte de los actores y en especial de los Grupos Armados al Margen de la Ley. Pensar en la aplicación de una figura de desescalamiento conllevaría a una nueva situación fáctico-jurídica del conflicto y que en consecuencia, generaría unos efectos jurídicos nuevos en la negociación que hace el gobierno con los narcoterroristas de las Farc en Cuba. Para nadie es un secreto que con las humanitarias demostraciones de paz de parte del grupo guerrillero, difícilmente se podría pensar que existe de ese grupo una verdadera intención de paz. Ellos se están cebando y fortaleciendo en este momento y el narcotráfico sigue su curso. Esto nos lleva a pensar que si hay enemigos de la paz y de este proceso, son ellos; las Farc. Yo me pregunto quién no quiere la paz en este país que está harto de vivir el dolor de las viudas y los huérfanos y de ver correr ríos caudalosos de sangre inocente? La pregunta es sencilla: pues los que le sacan provecho a los actos terroristas y a las violaciones de las disposiciones humanitarias. Aunque como sabemos que este es un conflicto sui generi, no sólo son las Farc.

Hagamos memoria. Cuando la época del proceso fallido del Caguán se hizo un desescalamiento (cese bilateral al fuego con despeje de la Fuerza Pública), que dio como resultado el fortalecimiento de la guerrilla y la burla de los mismos a la débil intención de paz del gobierno de turno que dejó la silla vacía de su máximo líder. Ahora bien, en este caso sería aun peor porque no sería solamente una porción del territorio nacional, sino del país entero en el cual se presentara el cese de la acción de la legítima defensa de nuestra fuerza constitucional y estoy casi seguro que los bandidos seguirán reclutando, secuestrando, extorsionando y asesinando miembros de la Policía y el Ejercito. Se imaginan esta desgracia a nivel nacional?

Además el cinismo de Iván Márquez y Jesús Santrich es tal, que hace 3 días salieron en los medios diciendo que el cese al fuego bilateral daría “coherencia con las acciones de paz”, según una entrevista del 26 de agosto pasado.

En diálogo con el canal local RCN Televisión, Santrich afirmó que dentro de las “acciones de paz” están además el cese “de las políticas neoliberales y la extranjerización de la tierra”, entre otros.

Hay que levantar las voces para que se dé el cese bilateral del fuego, porque el discurso de paz debe llevar una coherencia con las acciones de paz. Las acciones de paz es cesar las políticas neoliberales que están empobreciendo aún más el país y generando mayores situaciones de desigualdad, aseguró Santrich. Mientras estamos hablando de paz no se pueden hacer acciones que vayan en contravía de ese discurso de paz, aseguró el guerrillero desde La Habana, en donde se cumplen las negociaciones desde noviembre de 2012. Que cinismo. Cuál coherencia con las acciones de paz de las Farc?

Por su parte Márquez indicó sobre el desescalamiento que durante las negociaciones la guerrilla ha decretado en cuatro ocasiones el alto el fuego unilateral para que el gobierno “se motive”. Y remató diciendo: Estamos estudiando medidas o gestos unilaterales, más gestos unilaterales que contribuyan a una suerte de desescalamiento del conflicto, para que el proceso de paz pueda continuar sin sobresaltos.

El descaro de las exigencias es demasiado evidente. Parece como si el gobierno no se diera cuenta del sometimiento o que simplemente esté de acuerdo con la entrega del país a los malhechores.

Y para terminar la desfachatez, el miércoles pasado las Farc exigieron a Estados Unidos que reconozca su responsabilidad central en el origen e intensificación del conflicto. Y que deben responder por el escalamiento y la expansión de esta guerra de más de medio siglo.

En resumen esos narcoterroristas son los que menos responsabilidad tienen en este paseo desgraciado que hoy sigue violando sistemáticamente los derechos de la población civil. #nomasmentiras Abrazo cálido. Seguimos trabajando.

@colconmemoria 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO