Difícil imaginar el mundo que viene

1 de agosto del 2019

Opinión de Greenpeace

Difícil imaginar el mundo que viene

La ciencia lo vuelve a confirmar: un reciente estudio científico alerta que la crisis climática ya afecta al 98% del planeta y es la más intensa de los últimos dos mil años. Todo, en medio de una ola de calor extremo hace unos días en Europa, donde París debió soportar la temperatura más alta de su historia.

En medio de este panorama, lo único claro que ya no hay más evidencia científica que aportar. Ya está todo dicho y lo que falta es reaccionar de manera rápida y decidida. En otras palabras: estar a la altura del momento histórico que enfrenta el mundo.

Así las cosas, no hay espacio para titubeos ni falta de ambición en nuestra batalla contra la emergencia climática que nos castiga.

Para quienes todavía se muestran todavía escépticos, quizás una buena lectura es un estudio que acaba de publicar la prestigiosa revista Nature, el cual da cuenta de una situación climática donde, como nunca antes, ya no es posible imaginar el nuevo planeta que se está formando. 

Por eso es que es especialmente complejo imaginar el nuevo mundo en el que vivirán las nuevas generaciones, las mismas que desde hace meses han liderado un renovado movimiento que se ha encargado de exigir a los líderes políticos, especialmente de Europa, medidas como la declaración de emergencia climática, todo pensando en nueva normativas que ayuden a frenar la catástrofe.

Mientras el mundo político no reacciona como debe y sigue paralizado y acechado por el grito de protesta de las nuevas generaciones, en París los termómetros llegaron casi a los 43 grados, la temperatura más alta registrada en la historia de la ciudad.

De acuerdo con lo que publican las revistas Nature y Nature Geoscience, ya el 98% del planeta experimenta los efectos del calentamiento global. En este contexto, los científicos alertan que la velocidad y el alcance de los cambios de temperatura globales de finales del siglo XX está siendo mucho mayor que otras fluctuaciones climáticas de los últimos dos mil años.

Según Nature, no ha existido un período tan universalmente cálido como el actual y, pese a que en los últimos dos milenios hubo otros dos ciclos cálidos y dos más dominantemente fríos, esas etapas no se dieron de manera simultánea en todos los continentes.

En este contexto se suman la declaraciones de la nueva directora del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente, Inger Andersen, quien ha dado un sombrío panorama respecto del momento climático que enfrenta el mundo: “La naturaleza nos está enviando mensajes en que nos llegan en forma de incendios, olas de calor, tormentas o inundaciones. La naturaleza nos está diciendo que necesitamos actuar y por eso la necesidad de descarbonizar las economías e invertir en energías renovables”.

Es momento de decisión y no de titubeos. Por eso es relevante la postura de los gobiernos en la próxima Cumbre Mundial del Clima que se desarrollará en Chile en diciembre próximo.

Ahí, Colombia debe presentar una voz clara y prometida. Debe ser líder en la batalla contra la emergencia climática. Sin titubeos.

Si no lo hacemos, será difícil imaginar el mundo que viene.

Rainforest on fire due to climate change effects from “El Nino”. Jambi Province, Sumatra, Indonesia

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO