Domingo amargo para el Registrador

16 de marzo del 2018

Opinión de Daissy Cañón.

Domingo amargo para el Registrador

El Registrador Nacional del Estado Civil, Juan Carlos Galindo posiblemente necesite un entrenamiento de vocero para lograr ser proactivo y sortear preguntas difíciles y responder con más tino a los periodistas de los medios de comunicación en medio de una situación de crisis, como la que desató en las elecciones del domingo 11 de marzo cuando en varias mesas de votación del país se agotaron las papeletas de la Gran Consulta por Colombia, para escoger entre los precandidatos Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejando Ordoñez y la de Inclusión Social por la Paz, para decidir entre Gustavo Petro y Carlos Caicedo.

Es una necesidad apremiante para el funcionario pero también así requiere, con urgencia, otro tipo de asesoría y acelerador en la propia Registraduría como institución y la Comisión Asesora designada en la ley 1475 de 2011, que adoptó reglas de organización y funcionamiento de los partidos y movimientos políticos y de los procesos electorales y la encargó de la implementación del voto electrónico, que siete años después no lo ha logrado poner en marcha. Ese mandato del Congreso tiene un antecedente que tampoco se cumplió, en 2004 cuando por medio de la ley 892, le había ordenado al estado colombiano establecer el voto electrónico antes del 2009, dos obligaciones incumplidas.

El Registrador Galindo, quien obtuvo el más alto puntaje en el concurso de méritos para optar para el cargo ante la Corte Suprema, la Corte Constitucional y el Consejo de Estado, fue crucificado como supuesto cómplice de un fraude que resultó falso al comprobarse que se trató de una falla en la logística de distribución de los tarjetones, pero que se convirtió en el hazmerreír de la jornada.

Como por lo general sucede en estos casos el funcionario aparentemente ofreció su renuncia al Presidente de la República quien obviamente no podía aceptársela porque la responsabilidad de lo que sucedió el domingo no puede endilgársele a una sola persona, quien además por los resultados y la velocidad y eficiencia con entregó los resultados de las votaciones, la organización de las mesas en todo el país, entre otras cosas, demostró que cumplió con su deber.

A la que si no le va bien es a la Comisión Asesora que transcurridos seis años desde cuando fue creada no ha mostrado resultados definitivos. Para las elecciones de 2014 se esperaba se empleara el voto electrónico. Sus integrantes son del más alto nivel, además del Registrador forman parte de ella cuatro ministros o sus delegados, el director de Planeación Nacional, dos magistrados del Consejo Electoral y un delegado de cada partido o movimiento político con personería jurídica.

La Comisión Asesora para la instrumentación del voto electrónico ha realizado pruebas piloto, la Registraduría viene implementando la identificación biométrica con lo que se evitaría entre otras la suplantación de votantes, se realizó una invitación pública para que empresas proveedoras del voto electrónico ofrecieran un servicio integral a través de una solución informática para realizar pruebas piloto que a la fecha se siguen haciendo con resultados aceptables. En Soledad, en el Atlántico, por ejemplo, se llevó a cabo recientemente un ejercicio en la que las autoridades locales sobredimensionaron la capacidad de la empresa que estaba haciendo la labor y tal vez por la tradicional forma de trastear a los votantes en transporte público, llenaron varios buses con habitantes de las veredas vecinas al municipio y el operador no dio abasto.

En Colombia muchos ciudadanos y algunos partidos, como el Polo Democrático, claman por la implementación del voto electrónico, pero esa posibilidad al parecer estaría lista solo hasta el año 2022. Cabe traer a colación el hecho de que en casi la totalidad de países desarrollados del mundo, si bien es cierto que para el escrutinio de los resultados de procesos electorales se utilizan sistemas de información digital, contrario a lo que se piensa, solo en siete países el voto es electrónico. En América, únicamente en Estados Unidos, Brasil y Venezuela; en Europa Bélgica y Estonia; y en Asia India y Filipinas. Curiosamente en algunas naciones esta forma de votación está expresamente prohibida son ellas Reino Unido, Irlanda, Alemania, Finlandia y Holanda.

En Colombia el presupuesto para implementarlo ha resultado insuficiente y cada día demanda más. La geografía del país dificulta la implementación de los sistemas que requiere esta forma de votación, a lo que se suma la falta de familiaridad de los habitantes de muchas zonas rurales con el mundo digital y posiblemente les generará desconfianza porque al no tener en sus manos el tarjetón con las fotos de los candidatos a Presidente, Gobernador o Alcalde, o los logo símbolos de los partidos en las elecciones para el Congreso, no estarán seguros si su elección quedó registrada en alguna máquina, porque posiblemente ni siquiera depositarán su voto en una urna. Sin contar con que muchos campesinos colombianos que trabajan la tierra toda la vida, por el uso de sus herramientas de labranza puedan tener prácticamente borradas sus huellas digitales y no sabrán porqué una máquina no les permitió elegir al candidato de su preferencia.

Mientras Nicolás Maduro se vanagloria de la moderna tecnología con que cuenta Venezuela al utilizar el voto electrónico, que al parecer no garantiza transparencia en los comicios electorales y se burla del sistema electoral colombiano en el que los propios votantes el pasado domingo tuvieron que depositar en las urnas fotocopias de los tarjetones, Colombia debe prepararse para utilizar la tecnología por el bien de la democracia, pero con una capacitación previa a los votantes en todo el territorio nacional.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO