Donde está la bolita

22 de abril del 2011

La polémica decisión del gobierno Santos de enviar a Walid Makled a Caracas y no a Estados Unidos no sólo es el óbice de un camino tortuoso de las relaciones del gobierno colombiano con la institucionalidad de nuestro mayor cooperante en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, también lo será con las múltiples intromisiones en asuntos de agenda interna por parte de “nuestro mejor amigo”. El asunto se mueve alrededor de si es un acto jurídico o político, ¿ó qué motiva tan mala decisión del presidente Santos?

Diría que la razón es jurídica y política, pese que prevalece lo jurídico como conjunto de formas para cualquier extradición y lo político en la discrecionalidad que tiene el ejecutivo para hacer efectiva la extradición.

Makled posaba de empresario en el vecino país, con una gran fortuna amasada durante años por él y su familia, al parecer producto del narcotráfico, con nexos muy cercanos  e influyentes en el gobierno de Chávez.  Casos similares de actos de esta naturaleza por parte de amigos de gobernantes hay varios para citar. Como el caso cubano que se hizo público en 1989 sobre las operaciones de narcotráfico de agentes del  gobierno cubano muy cercanos a Castro, dedicados a contrabandear marfil y cocaína. El general Arnaldo Ochoa y el también general y ministro del interior José Obrante Fernández junto con varios militares fueron declarados culpables de narcotráfico; el general Ochoa fue fusilado el 13 de julio de 1989 junto con un coronel, el general y ministro Abrahante murió en una celda. Todo se destapó porque Ochoa empezó a cuestionar la legitimidad y autoridad moral de Castro en el poder.

El otro caso es un poco más reciente, en 2003 cuando el empresario ruso Mijail Jodorkvski desafió al presidente Putin en una fuerte puja por el valor del petróleo y un debate internacional a Rusia por su política energética, su empresa fue intervenida, la petrolera Yukos y vendida a precios irrisorios, pese a movimientos jurídicos de su defensa para anular el juicio.  Hoy tiene una condena hasta el 2017 por evasión fiscal, y hay quienes dicen que posee secretos del expresidente y de empresarios rusos con gran poder.

El caso Makled es bien particular, él argumenta que puede hacer caer a Chávez si dice en Estados Unidos todo lo que sabe. Pese a que a lo capturaron agentes de la DEA en una operación  conjunta con la Policía, el gobierno Santos de manera terca y osada insiste en enviar a Makled a Venezuela, con un costo alto para Colombia pues ya varios representantes republicanos expresaron su inconformismo con la nefasta decisión que podría atrofiar el TLC con Colombia.

Es absurdo no enviar a Makled a Estados Unidos siendo éste el país que más aporta a la lucha antidrogas en Colombia. Lo  preocupante y que quisiéramos saber todos los colombianos, es el móvil de Santos en su decisión. Ojalá los intereses superiores del país como la paz no estén dependiendo de un delincuente de segunda, como lo califica Chávez, ojalá no se le vendan falsas esperanzas al gobierno Santos de intervención en una posible salida negociada al conflicto y menos hoy cuando estamos ganando la guerra.

Ojalá que en esta Semana Santa de reflexión el gobierno entienda la necesidad y la lealtad que demandan nuestros cooperantes en la lucha antidrogas de enviar a Walid Makled a los EE. UU, al igual que el interés de la opinión pública de un argumento sólido para no enviarlo. Y  finalmente, de ser enviado a Venezuela, lo mínimo que pedimos los colombianos es que quiten el busto de ”Tirofijo”, extraditen acá a “Timochenco”, “Iván Márquez”, “Granda” y a toda esa gavilla de cobardes que hacen tanto daño a Colombia.

@g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO