Duque: Una victoria para Colombia y América Latina

18 de junio del 2018

Opinión de Mario Javier Pacheco.

Mario Javier Pacheco

Con 2’338.891votos de ventaja, Iván Duque se impuso como nuevo Presidente de Colombia, sobre Gustavo Petro quien obtuvo 8’034.180 votos, el más alto guarismo logrado por la izquierda en la historia electoral del país, superando los 2’613.157 votos, obtenidos en 2006 por Carlos Gaviria.

10’373.080 votos le dieron el triunfo a Iván Duque, nacido en Bogotá el 1 de agosto de 1976, quien comenzó el camino a la presidencia desde menos cero en las encuestas, porque rompía el perfil del tradicional candidato presidencial en Colombia y nadie le apostaba.

Duque tenía en apariencia, pocas opciones, no solo por su juventud, pues cumplirá 42 años, seis días antes de posesionarse, sino porque partía de las filas de la oposición, sin maquinaria alguna, sin políticos, ni siquiera los de su bancada, y había algo peor: en el seno de su propio partido, el Centro Democrático, pensaban que aún no era su hora, sino la de Zuluaga, o la de Luis Alfredo Ramos, y este mismo concepto lo compartía el  mismo Álvaro Uribe Vélez, quien lo llevó al senado, en tributo a su capacidad demostrada en el BID como consejero principal para Colombia, Perú y Ecuador; y como su Asesor Internacional en la promoción de Colombia.

El escepticismo era total, pero Luigi Echeverri, su ex jefe en el BID, convencido de que Colombia merecía ser gobernada por alguien con las características personales, intelectuales y profesionales de Duque, se inventó una campaña sin precedentes, austera y rechazando alianzas politiqueras a cambio de pedazos de país, y ahí están los resultados. Iván Duque, hombre sabio, conciliador y transparente, es el nuevo presidente de Colombia.

Recibe el país descuadernado en casi todos los aspectos y el reto es mayúsculo, incluso por el papel que tendrá que jugar en Latinoamérica, congestionada por la corrupción y las arbitrariedades de diversos gobernantes.

Comienza la era Duque, como un amanecer claro y de oportunidades; de desarrollo económico bajo su orientación experta; de paz sin odios, ni radicalismos, y donde ningún colombiano sea más, ni menos, que otro colombiano.

Gracias Colombia. Todos ganamos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO