Duque y Guaidó

16 de septiembre del 2019

Por: Carlos Salas.

Ser o no ser uribista Opinión de Carlos Salas

De nuevo sale a la luz la afinidad electiva entre la izquierda colombiana y la tiranía criminal de Venezuela. Esta vez el motivo es de lo más ordinario, el uso de unas fotografías del presidente Guaidó junto a personajes de mala reputación para calificar de paramilitar y narcotraficante al valiente político venezolano que se la ha jugado toda por su país y lo tiene a un paso de la liberación luego de dos décadas de horrores de dictadura castrochavista.

Hablar de la fotografía y del papel que juega en la política cuando se realizan cada minuto millones de ellas por todo el mundo, podría ser un tema interesante. Por ejemplo, comparar a un Álvaro Uribe que se presta afectuosamente a salir fotografiado con quienes se lo soliciten, que se cuentan por miles, con un Barack Obama que cobra miles de dólares con el mismo fin, es algo que llama a la curiosidad de muchos. Por su parte Guaidó, como Duque, es de la línea de Uribe y para nada de la de Obama, por lo que son muchos quienes se fotografían con él. Tan sólo una mente desquiciada pretendería que esas fotos de Guaidó, tan promovidas por Maduro, Diosdado y uno que otro político y periodista de la izquierda colombiana, son prueba de cualquier cosa.

Se podría discutir también si los presidentes deben cuidarse y no permitir ser fotografiados con cualquiera que se los solicite, lo que sería visto como un acto de la más abyecta arrogancia. De igual manera ocurre con aquellos ex presidentes que siguen siendo queridos y admirados y tengan esa deferencia con quienes quieren guardar un recuerdo, colocar la foto por las redes sociales o ampliarla y enmarcarla para ser colgada en casa o en la oficina.

Lo que vale la pena resaltar ante el circo que quisieron montar para desprestigiar al presidente Guaidó es la respuesta memorable que dio a los medios el presidente Duque cuando se le preguntó sobre las fotografías con las que quisieron poner en la picota publica a su homologo venezolano.

Veamos:

Restándole importancia a las fotografías en cuestión, el presidente Iván Duque hizo un elogio del presidente Guaidó: “Quiero destacar quien es él: es un titán, un héroe que está luchando por la democracia de su país. Un hombre que ha tenido la gallardía y los arrestos de enfrentar a un dictador que ha perseguido a su familia y ha tratado de afectar psicológicamente a todos los miembros de su equipo. Juan Guaidó es un héroe de la democracia y nos sentimos muy orgullosos de que haya visitado Colombia  y participado en el Grupo de Lima dos días después de esa visita. Me parece heroico lo que está haciendo, sigue desafiando a la dictadura que con las armas quiere acallar cualquier expresión libre. Los colombianos debemos sentirnos orgullosos de tener un aliado como el presidente Guaidó y la Asamblea Nacional. Todos juntos tenemos que seguir trabajando para que Venezuela recupere su democracia, su libertad y su porvenir”.

Como colombiano me siento plenamente representado en esas palabras con las que el presidente Duque dio muestras de su valentía demostrando de nuevo que mantiene su posición de luchar por derrotar a la tiranía que oprime y asesina al pueblo hermano de Venezuela.

No hay marcha atrás, los últimos acontecimientos demuestran que el desenlace final se acerca y que esos cuentos inventados a partir de unas fotografías son patadas de ahogado.

Cómo quisiéramos ver pronto, muy pronto, a Duque actuando con la fortaleza con la que habla. Así también a Trump, a Bolsonaro y, por supuesto, a Guaidó.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO